MERCÈ PIGEM DIMITE

MERCÈ PIGEM DIMITE

Rafael del Barco Carreras


Barcelona 30-11-2014. A última hora de ayer sábado dimitía Mercé Pigem. Los catalanes nos quedamos sin la vocal del CGPJ, Consejo General del Poder Judicial, que debía intervenir sobre la permanencia del Juez Ruz en la plaza que ejerce de interino, o dirimir y presentar cualquier elección de carácter y matiz independentista en la Audiencia de Barcelona. La última intervención mediática el perdón al Juez independentista Santiago Vidal por redactar la futura Constitución de la República Catalana. Un fajo de billetes, donación o herencia materna, se ha instrumentalizado, según su carta de dimisión.

A causa de la politización de la Justicia el juez Ruz, que podría decidir la prisión de cualquier miembro del Clan Pujol ¡o todos! con mayor causa y razón que la de Bárcenas, seguirá igualmente en la cuerda floja de la arbitrariedad o capricho, pues a la vocal catalanista le sustituirá uno del PP, o confeso afín, nombrado por el Senado. La “interinidad” ha sido y es una de las causas de eternización de los sumarios políticamente delicados, y por lo visto se prorroga hasta que el interino muestra demasiada “decencia” o “profesionalidad”.  En cuanto a la elección de magistrados y cargos en Barcelona los catalanes nos quedamos huérfanos. Nadie presentará candidatos por su pureza de sangre o correcto apellido, su catalán de primer nivel, o adhesión al catalanismo independentista versión Jordi Pujol. Sin representante de CIU los nombramientos deberán “negociarse” como parte de la delicada situación entre Mas y Rajoy. Antes Pujol los negociaba a cuenta de la “gobernabilidad” de España, caso Luis Pascual Estevill.

“Instrumentalizar”, palabra de moda. Vocabulario “victimista” de quienes enfangados justifican su dinero. Instrumentalizar es en la política catalana o española sinónimo de dinero. Cada corrupción se instrumentaliza. Pillados en la cama, nunca es lo que parece.

Carta de dimisión digna de figurar en el “histórico” proceso catalán hacia la independencia:    

EXCMO SR. D. CARLOS LESMES SERRANO
Presidente del Consejo General del Poder Judicial
Barcelona, veintinueve de Noviembre de 2014
El pasado 15 de Noviembre, en un control en la Aduana de salida de Andorra, declaré ante la Guardia
Civil ser portadora de un dinero regalado por mi madre, que tiene su residencia oficial en el Principado
de Andorra.
No se levantó acta alguna sobre mí porque los hechos no suponen ninguna irregularidad, aunque su
apariencia es indudable que era susceptible de ser instrumentalizada, como así ha sido, siendo filtrados
a la opinión pública en el trasfondo del grave enfrentamiento político con motivo de la situación en
Catalunya. Las insidias interesadamente promovidas, la publicación de afirmaciones sesgadas y su
promoción dirigida a manchar mi honorabilidad, condujeron a que en mi encuentro con el Presidente
del CGPJ, éste me solicitara la renuncia al cargo.
Me enfrento a una situación muy difícil, con sentimientos encontrados: por una parte, la conciencia de
que nada hay de irregular en mi actuación, tal como se reconoce por el propio Presidente del CGPJ, el
apoyo de cuantos conocen mi trayectoria personal, profesional y política, y el reconocimiento que se
me expresa a mi trabajo en el Consejo , me llevarían sin ninguna duda a mantenerme en la función que
desempeño, sin dar pábulo a que mi salida pudiera interpretarse en el sentido de dar la razón a las
descalificaciones y especulaciones que se han vertido sobre mí.
Por otra, debo gestionar la situación, amplificada con ensañamiento por los medios, tratando de
generar el menor daño posible. Me duele enormemente que se haya solicitado mi renuncia, pero
comprendo también el recelo que puede provocar la utilización de esta situación para dañar una vez
más la confianza de la ciudadanía en una Institución que ya es frágil en este sentido.
Pero especialmente me encuentro en una situación en la que me veo muy afectada por el descrédito al
que se me está sometiendo. No me siento capaz de seguir tomando las decisiones a que mi cargo me
obliga -todas ellas de una gran trascendencia y sensibilidad para el gobierno de los Jueces- pensando
que pueden ser “castigadas”. La campaña que padezco me ha hecho demasiado frágil para ejercer una
función en la que lo único que debe primar es el interés general. Mis decisiones no pueden verse
mediatizadas por el temor de que no sean” convenientes” y así evitar que se reiteren una y otra vez las
descalificaciones a que estoy siendo sometida. Ello sería malo para todos: para el buen gobierno de los
Jueces, para los ciudadanos, para la Institución, para mi formación política y para mí misma, que
siempre he sido exigente y transparente en el desempeño del servicio público y no quiero ni debo
modificar lo que entiendo que debe ser el recto proceder.
Todo ello me lleva, con gran pesar y tras una profunda reflexión, a presentar mi dimisión como Vocal del
Consejo General de Poder Judicial.
Mercè Pigem Palmés



Cada uno que opine… sobre la politización de la Justicia….