Terrorismo usado como excusa para otro recorte de libertades


Terrorismo usado como excusa para otro recorte de libertades


El terrorismo es una amenaza real, una amenaza contra la que hay que luchar, hasta ahí creo que es algo evidente y poco discutible. Ahora bien, es posible que se use en España lo ocurrido en Francia en relación a los atentados de la revista Charlie Hebdo para crear una normativa de supuesta lucha contra el terrorismo. Y digo supuesta porque lo que apunta es todo tan vago que en el saco de posibles delitos de terrorismo entrarán muchas cosas que no lo son.

Amnistía Internacional advierte sobre lo que es y lo que no es terrorismo

Existe una comprensible preocupación desde Amnistía Internacional por las nueva ley de lucha contra el terrorismo que nuestro Gobierno pretende implantar en breve.
#terrorismo
Muchas situaciones entrarán en el saco del terrorismo con la nueva Ley. Más represión contra las manifestaciones y la libertad de expresión.
Dicen desde A.I.: «La reforma ahonda en las limitaciones de derechos ya existentes sobre terrorismo, al introducir doce nuevas enmiendas que amplían de tal forma, y de manera tan vaga e imprecisa, la definición de terrorismo que conductas que no tienen naturaleza terrorista podrían ser sancionadas, de manera incompatible con las normas del derecho internacional» «poniendo en peligro el derecho a la libertad de expresión, información y reunión pacífica, y se olvida de los crímenes de derecho internacional».

Para que un delito pueda ser considerado de terrorismo debe tener las siguientes características:

·         Intencionalidad de causar muerte.
·         Que haya heridos graves o toma de rehenes.
·         Propósito de atemorizar o intimidar a la población o de obligar a un gobierno o a una organización internacional a realizar un acto o por el contrario abstenerse de hacerlo.

Lo que persiguen las nuevas enmiendas como actos de terrorismo:

·         Difusión de mensajes y consignas.
·         Colaboración, adiestramiento, enaltecimiento y justificación.
Siguen desde A.I.: «Los delitos de terrorismo son delitos muy graves y por lo tanto deben estar bien tipificados. Esta tipificación vaga e imprecisa podría llevar a sancionar la protesta, así como comportamientos pacíficos que no tienen naturaleza terrorista», «Algunos comportamientos reprochables de manera penal no deben ser catalogados como delitos de terrorismo si no reúnen los requisitos que indican las normas del derecho internacional».
Así que por lo visto, nuestro Gobierno se va a saltar una vez más a la torera las normas internacionales, para crear una ley a su gusto que permita, todavía más, reprimir a la población, y todo ello con la excusa de la lucha contra el terrorismo.

Terrorismo. La perversidad de la inversión de la prueba

Al penalizar la difusión de mensajes a través de páginas webs, o redes sociales, ahora será el ciudadano quien deba demostrar que no tenía intención terrorista, al contrario de lo que sucedía antes, donde era el Estado quien tenía que demostrar esa intencionalidad.
Ramón Cerdá