Gravísima acusación contra “La Voz de Galicia”

Gravísima acusación contra “La Voz de Galicia”

  • Miércoles, 20 Mayo 2015 07:34

Un Juzgado de Instrucción de Lugo da protección a un testigo de la operación Pokemon ante los acosos policial e informativo por las noticias difamatorias del diario gallego.

El periódico “Diagonal” saca a la luz el presunto acoso informativo a que el principal diario gallego está sometiendo a un testigo judicial. Este medio señala que “A.P., uno de los testigos de la operación Pokemon en la rama dedicada a las contrataciones del acuario de A Coruña, es desde que decidió denunciar ante la justicia, víctima de acoso en su lugar de trabajo, por parte de la Policía Local, y del periódico con mayor tirada de Galicia, según explica un auto del Juzgado de Instrucción Num 1 de Lugo fechado en enero de 2015.
El auto, al que Diagonal ha tenido acceso a través de Fíltrala, plataforma en la que colabora junto a La Marea, eldiario.es y Mongolia –en el marco de su campaña #TiraDeLaManta sobre casos de corrupción municipal–, le declara como testigo protegido a raíz de las noticias publicadas por La Voz de Galicia en noviembre del pasado año, cuando fue detenido por la Policía Local en circunstancias “poco claras”, según valora la titular del juzgado de instrucción.”
El mismo diario señala que el auto explica que “en los meses posteriores, el acoso contra el testigo del caso Pokemon se intensificó. El 30 de octubre de 2014, A.P. fue “detenido en circunstancias no aclaradas por varios agentes de la Policía Local de Ferrol”. La detención, plagada de contradicciones, se habría producido a raíz de que, con una pierna y brazo escayolados, le pidiera a una persona que conocía que estaba parada con su vehículo en un semáforo en rojo que le acercara a una pedanía.
A.P. portaba consigo en ese momento una pistola de fogueo, un cuchillo de pesca submarina y una navaja, explica el auto en referencia al informe policial. Seis policías locales fueron hasta él y le pidieron la documentación. Supuestamente a raíz de su negación a identificarse, A.P. fue detenido, esposado a la espalda y llevado a dependencias policiales, donde pasó hasta 3 horas, durante las cuales pidió ser atendido por personal sanitario.
El atestado policial fue filtrado a periodistas de La Voz de Galicia incluso antes que a los propios abogados de A.P. junto a una serie de imágenes del testigo tomadas con los teléfonos móviles de los policías –que no fueron adjuntadas al atestado–.En él se señalaba que A.P. fue detenido por negarse a identificarse ante los agentes de la Policía Local.
Sin embargo, el periódico gallego publicó, casi al mismo tiempo de que sucedieran los hechos, que la Policía había detenido a una persona que estaba amenazando a los conductores con un arma de fuego, versión que mantuvo en las informaciones publicadas posteriormente sobre los hechos.”
También aporta que en fechas posteriores La Voz de Galicia siguió publicando informaciones sobre A.P” y que “la versión de los hechos publicada por La Voz de Galicia fue la misma que se mantuvo por los agentes de la policía local actuantes el 9 de noviembre, señala el auto, que destaca el “carácter premonitorio” de la publicación, desde donde afirmaron haber recibido la noticia de la detención 20 minutos antes de que los propios policías llegaran a comisaría. Otro artículo del mismo medio, bajo el título “Un 'testigo primordial' de Pilar de Lara, en entredicho” y publicado el 2 de noviembre, también trató de desacreditar su testimonio, incluso insinuando que los armarios forzados en su despacho fueron invención de A.P.”