Fraude en internet; los bancos prefieren pagar y no dar publicidad

Fraude en internet; los bancos prefieren pagar y no dar publicidad

Se estima que el fraude de internet que afecta directamente a la seguridad (o mejor dicho, a la falta de seguridad) de los bancos, causa pérdidas de cientos de millones de euros cada año, pero no hay estadísticas fiables; en realidad puede decirse que no las hay de ningún tipo porque a los bancos no les interesa que se sepa que les están robando a diario. Para ellos es mejor que no nos enteremos; reembolsarnos esos robos de tarjetas o de nuestras cuentas on-line que ocurren a diario y compensarlo con otros ingresos no menos millonarios: las comisiones de todo tipo.

¿Por qué no tenemos más información del fraude en internet?

Precisamente para que no le demos demasiada importancia, para que pensemos que los bancos lo tienen controlado y que nuestro dinero está seguro en sus cuentas de dígitos electrónicos, pero no es cierto. Es mucho más fácil robar un banco mediante el fraude en internet que a mano armada, o al menos es más rentable a la larga.
#fraude en internet
El fraude en internet causa pérdidas millonarias a los bancos.
Invertir en seguridad para luchar contra el fraude en internet no les resulta rentable; es más barato pagarle al cliente los pequeños desfalcos diarios y dar la sensación de que el asunto está controlado, de que no hay problema; nuestro dinero está a buen recaudo.
Según una encuesta de Kaspersky, una empresa de seguridad electrónica, el 7% de las compañías financieras españolas reembolsa a sus clientes las pérdidas producidas por el fraude en internet de manera inmediata; otro 33% lo hace pasado poco tiempo sin hacer ningún tipo de investigación sobre lo sucedido, y ningún banco espera hasta la finalización de las investigaciones policiales para devolver lo robado. Tanta generosidad asusta, y más cuando proviene de las entidades bancarias. Si actúan de ese modo es porque les sale a cuenta.
¿Qué podemos hacer nosotros?
De momento lo más práctico puede que sea seguir viviendo en ese limbo de la semiignorancia, sabiendo que hay fraude en internet pero que no parece que nos afecte demasiado.
En cualquier caso, no está de más que nosotros tomemos medidas y vayamos con cuidado cuando manejemos nuestras cuentas on-line.
Ramón Cerdá