¿Te ha gustado el blog? Qué tal si nos regalas un +1

LA MODELO Y JEFATURA DE VÍA LAYETANA

LA MODELO  Y JEFATURA DE VÍA LAYETANA

Rafael del Barco Carreras

Barcelona 23-11-2016. Me indigna la utilización por los llamados antifranquistas, hoy lo son prácticamente todos en Barcelona, de los símbolos de la represión de la dictadura. Esta semana con motivo del aniversario de la muerte de Franco se han celebrado actos en la propia MODELO y tertulias en todas las televisiones catalanas con presencia de nuestros progresistas y democráticos políticos. Víctimas con  'historiadores'  preguntando o afirmando. No hay problemas de memoria, cualquier imaginación se quedaría corta.

He escrito sobre las torturas, las he vivido muy de cerca, demasiado cerca, ¡pero ya en los 80!... y nadie recuerda a los TORTURADOS de 5, 6 o más años, tras la muerte del fiero DICTADOR. Y aprovecho de nuevo para recordar los 90 cuando se SECUESTRABA con la MODELO DE PUJOL COMO ZULO.

Unos entrevistados piden UN MUSEO, otros UN LUGAR PARA EL RECUERDO, LA MEMORIA HISTÓRICA dicen, y nadie quiere recordar  la utilización de la MODELO y JEFATURA por el PUJOLISMO y  LOS SOCIALISTAS.

No me repetiré, pero me apetece otro de mis muchos escrito del año 2006, un tanto incompleto,  desaparecido por los ataques cibernéticos a mi web www.lagrancorrupcion.com 

Barcelona, enero del 2006

Justo Aguilera Fernández, Jefe de Estafas en 1980.

Jefe de Estafas en la horrible Jefatura Provincial de la Policía Nacional en Vía Layetana. Si algún edificio enerva a miles de ciudadanos barceloneses, es ese caserón, la gran cheka al más puro estilo estalinista, gestapo-franquista.
Los gritos, durante décadas, se oyeron en varias manzanas. Disuasión…no se retenían. El terror de la tortura, fórmula para mantener el divino derecho del Poder y la Corrupción.
Como escribí, apenas nada se ha escrito de esa Policía, por miedo, y el total control de los medios de comunicación. En el 80 luchaban a brazo partido por su hegemonía. La llamada Democracia amenazaba con el total dominio de las calles, y lo más importante, el peligro de barrerlos de la explotación de todo negocio marginal. Prostitución, drogas, juego, o simples y legales discotecas, perfectamente dominados, nadie operaba en esos lucrativos, expansivos e ilegales sectores sin contar con ellos o ellos directamente en la explotación. Un secreto a voces. Ningún negocio, y los había a cientos funcionando abiertamente, sin tapujos, con publicidad, y su traslúcida presencia. Tampoco ningún funcionario policial vivía de su triste sueldo, los “listos” explotando la delincuencia, y los decentes compaginando dos sueldos, o más, hasta cientos de taxistas. El dominio total  lo descubrieron y sufrieron los pienoirs, los gangs marselleses y lioneses, o los mafiosos italianos que equivocados por el cierto o calculado desorden callejero posfranquista se lanzaron a conquistar los sectores que les eran propios en su país. Todos detenidos. Solo el expansivo futuro remodelaría el panorama, pero por el momento, comisarios, inspectores, subinspectores o simples secretas y números controlaron los bares de putas,  masajes, barras americanas, clubs, o cualquiera que anunciara en la Vanguardia sus servicios sexuales, las calles enteras del Chino, o “el perfumado” Río Rosas, carretera Sarriá y  Londres, hasta que el Sida, la liberalidad de la “mujer” y las drogas irrumpieron con fuerza, y nos olvidamos del lucrativo negocio del juego (con las grandes timbas del Círculo Ecuestre, el Tiro, la Peña Solera, el San Jorge, el Polo, y un largo ect.) remodelado tras la legalización. No fue la Democracia que limitó la potencia mafiosa de

adúlteros y adúlteras, pero con los asuntos financieros y atestados redactados por el propio Bufete (según lo declarado por el fiscal Llorens Borrás), docenas de abogados, bufetes asociados y profundas raíces en la Magistratura, se pasaba de lo puramente mafioso a cáncer social. El mismo cáncer que ascenderá en los escalafones a los que tan eficazmente instruyeron, callaron o rellenaron autos y sentencias en el caso Consorcio, el inicio de la gran carrera de Javier de la Rosa, la consolidación del Bufete Piqué Vidal al que después se unió Pujol con su Banca Catalana, y el enriquecimiento sin límite de un nutrido grupito de ese entorno. En definitiva el “Club de los Mentirosos”, según el periodista Félix Martínez, traspasaba las simples “mentiras” abarcando más allá de los directos imputados, desde gente del Opus y misa diaria como el magistrado Miranda de Dios o el propio Piqué Vidal, hasta jueces recalcitrantes golfos a lo Fernández Oubiña, Penalva y Labernia. Todos iniciados con sueldos de miseria y alcanzada la riqueza.
Comisario Jefe en Jaén. El adecuado ascenso. A su edad ya no lucirá jaguars o vacaciones en la Costa Brava, pero si un lustroso y sin mácula uniforme para salir por la tele. Otro brillante cargo rematando una gran carrera. Con razón cuando pide el traslado, adelantados los procesos contra sus amigos, Piqué Vidal, Pascual Estevill y De la Rosa, que en definitiva acabarán en casi nada,  comenta a un abogado amigo,  “me voy de Barcelona, esto se está poniendo muy peligroso”.
Me contaron que desde Madrid, Salazar Simson, Director General de la Policía, amigo de los De la Rosa, siguió de cerca el atestado, que no agradó al propio jefe barcelonés Linares (que a la larga  expedientó a Aguilera relegándole de la Jefatura a la comisaría de Gracia), pero la obediencia al mando obliga, y el propio Linares no se hallaba tan lejano a las “mafias policiales” como se demostraría en la compra de un piso con los “fondos reservados”. Cumplido el objetivo de nuestra inculpación, a toda la Jefatura le importó un bledo que otra brigada policial, la llamada Judicial, por orden del dubitativo juez Miranda de Dios, con otro piso, meses después de nuestro encarcelamiento certificara que no había pruebas, a pesar de lo mucho indagado, de que nosotros conociéramos la procedencia del dinero de Antonio de la Rosa.  
Las pocas informaciones sobre aquella policía de los 80 traslucen gran dosis delictivo-mafiosa. Si Carlos Esteban Martín, segundo de Aguilera, se incorporará directamente al Bufete Piqué, otro compañero,  Paco Álvarez, condenado por los asesinatos de los GAL, dirigirá Chek Ind, la compañía de seguridad del “Club”. Inútil la denuncia en el 91 del tiroteado abogado Carlos Obregón, defensor de Carlos Odena (una más de las anónimas víctimas). Es bueno repetirlo, reuniones en el Bufete con el Juez Fernández Oubiña,  y al tiempo que ellos, según denuncia, van y vienen de Andorra, tienen la inmoralidad de redactar que Serena blanquea
con las ventas de coches  y yo soy el “cerebro” puesto que Antonio de la Rosa, de elevado rango, no domina la “microeconomía”. Y para adecuar mi vida profesional al guión (exculpar a De la Rosa) interrogan a mi socio Antonio Parés (que perderá unos justificantes) o al ex socio José Antonio Casanovas (surgiendo en la prensa el problema de mis urbanizaciones que él inició), y hasta pagan a un empleado, Pons, del Banco Urquijo (director Hernández, socio de Javier de la Rosa) para que  informe de los movimientos de la cuenta particular de Antonio de la Rosa, solo en lo que concierna a Automóviles Serena y mi sociedad Gestora de Servicios SA. Todos sabrán desde el primer momento de parte de quien deben decantarse.
Tan convencido de detener unos pajaritos inofensivos que nos traslada él solo a la Modelo, y antes, a comer al restaurante Abrevadero. Para burlar a los periodistas, decía, que con seguridad él habría llamado. Macabra burla de gran degenerado.
En mi artículo “pequeñas anécdotas” de la Gran Corrupción, la pequeña de Abel es nada, unos pocos quinientos millones. Un triste personaje maduro para engullirlo en el 92, un aperitivo comparado a la Operación Mármol Rojo o Kiev Connection con ucranianos y rusos detenidos, y de españoles José Antonio Casanovas Tomás y Alonso, donde aparecen perfectamente claras cientos de cuentas en Andorra y sociedades inversoras en toda la costa española, pero olvidándose de la trama oficial y de “bufetes”, indispensable para cualquier operativa financiero inmobiliaria y fiscal. Será difícil desterrar de Barcelona la mecánica creada por el Franquismo, del sumarísimo, montado con “hábiles interrogatorios”, la tortura, a los complejos y manipulados sumarios, con igual resultado, mantener el Poder y por tanto la riqueza. Un gran nudo gordiano impidiendo no solo que la Justicia funcione sino que se consoliden proyectos políticos como un nuevo Estatut.
                                 

Diez casos de abusos y torturas que mancillaron a los Mossos d ...

5 dic. 2013 - La Audiencia de Barcelona condenó a seis años y siete meses de cárcel a tres mossos por torturar en julio de 2006 a un albañil al que ...

Pero, ¿acaso torturan los Mossos? (II) o ¿la comisaría de Les Corts es ...

blogs.lavanguardia.com/.../pero-¿acaso-torturan-los-mossos-ii-o-¿la-comisaria-de-les-...
31 may. 2007 - HOJA DE CALENDARIO. Hace 451 días que el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, aseguró que se exigirían las ...


LA VOZ CHANNEL