Joven de 15 años denuncia a su madre

Joven de 15 años denuncia a su madre

Un joven de 15 años denuncia a su madre por requisarle el móvil. Este tipo de noticias son las que nos hacen pensar en qué tipo de sociedad estamos creando. El simple hecho de que pueda prosperar una denuncia de este tipo, aunque el juez no le dé la razón al denunciante, dice mucho de lo que somos y de que nos preguntemos qué hemos hecho mal en todos estos años.

Joven de 15 años denuncia a su madre porque le ha requisado el móvil para que estudiase

#Joven de 15 años denuncia a su madre
Joven de 15 años denuncia a su madre. Yo no le dirigía la palabra en el resto de su vida.
Evidentemente no lo puede echar de casa, ni ahora, ni cuando sea mayor de edad salvo que él se independice, cosa que puede que no haga antes de los treinta. Mientras, vivirá chupando del bote, haciendo lo que le dé la real gana y, posiblemente y dada su demostrada actitud, amenazando a su madre con cualquier barbaridad. Por supuesto que los hijos tienen derechos... ¿Pero qué ha pasado con la autoridad de los padres y de los profesores? Hemos dado un vuelco a los valores sociales y hemos creado una tiranía que empieza cuando los niños apenas tienen unos pocos años y ya saben todo lo que pueden conseguir con sus exigencias. La verdad, dan ganas de que se acabe la raza humana por falta de procreación.
Este joven que, ¿cómo no?, tenía su propio teléfono inteligente (probablemente más inteligente que él mismo) y su conexión a internet, y todo a gastos pagados, ante la acción de su madre (requisarle el móvil para que estudiase) no ha dudado en presentar una denuncia por maltrato. Y lo cierto es que hubiera podido pasar cualquier cosa porque en vista de las sentencias que aparecen continuamente uno ya no se sorprende de nada, pero en esta ocasión la sentencia ha sido la que tenía que ser: El Juzgado de lo Penal (ojito, de lo penal, nada de civil) número 1 de Almería ha absuelto a la madre.
Y digo que podría haber pasado cualquier cosa porque el fiscal (y no voy a decir lo que pienso de él a título personal... o de ella, que no sé lo que es, porque si lo digo igual me demandan a mí por algo) pedía ni más ni menos que nueve meses de prisión para la madre. ¿Nos hemos vuelto locos?
El juez, con más sentido común que el fiscal, dice que resulta evidente que la madre estaba en su pleno derecho a requisar el teléfono de su hijo y que en ningún momento se extralimitó en sus funciones como madre. Más bien al contrario: «… sería responsabilidad de la madre el haber dejado a su hijo jugando con el móvil y no hacerlo estudiar». «Entre las obligaciones que se establecen en el Código Civil derivadas de la patria potestad está la de preocuparse por la educación de los hijos, que es precisamente lo que hizo la acusada en la acción enjuiciada, sin utilizar rigor alguno innecesario para ello».
Señor fiscal... Dedíquese a otra cosa más inocua antes de seguir pretendiendo arruinarle la vida a la gente por simple afición.

Ramón Cerdá