Convenio especial de la Seguridad Social. Nos han vuelto a atracar


Convenio especial de la Seguridad Social. Nos han vuelto a atracar


No sé si alguna vez he hablado del convenio especial de la Seguridad Social en este blog; seguramente no porque no son temas con los que me encuentre habitualmente. Soy más de asuntos con Hacienda y tribunales con quienes confraternizo a diario. Pero en el fondo me da la sensación de que son del mismo tipo y uno no se puede fiar de ningún acuerdo que tenga con ellos. Sin ir más lejos, el otro día tuve un encontronazo en la Agencia Tributaria cuando hablamos de un acuerdo al que habíamos llegado hace unos meses (no voy a entrar en detalles ahora) y se me amenazó diciendo que no había acuerdo alguno... y en cierto modo era verdad porque yo presenté la propuesta por escrito y ellos me contestaron verbalmente, negándose a decírmelo por escrito. Así siempre pueden «olvidarse» de su compromiso cuando quieran. Es una vergüenza pero es así, y al ver la reciente noticia de lo que han hecho con el cambio de criterio en el convenio especial de la Seguridad Social, no he podido dejar de hacer paralelismos. Distintos perros con los mismos collares.
#Convenio especial de la Seguridad Social
Convenio especial de la Seguridad Social, a mentira por día... o más.
No puede ser más vergonzoso, no se pueden comportar de manera más rastrera e ilegal... y lo hacen sin sonrojo. No les importa un carajo el contribuyente o el cotizante y solo se miran el ombligo. No puedo concebir que si hace dos años llegaron a un acuerdo con cierto número de cotizantes jubilados anticipadamente, para que siguieran cotizando a la Seguridad Social por su cuenta, ahora, transcurridos los dos años de compromiso, les digan, no solo que no pueden jubilarse, sino que tendrán que seguir pagando otros dos años y, aun así, verán recortadas sus pensiones.
Es posible que el convenido especial de la Seguridad Social que se acordó en su momento no fuera la mejor idea, pero no olvidemos que era un convenio, un compromiso entre ambas partes... ¿Pero qué pasa cuando hay un compromiso entre ciudadano y administración? Todos lo sabemos, la administración no tiene palabra, no tiene moral y no tiene vergüenza. Simplemente se olvidará de lo prometido y cambiará de criterio cuando le venga en gana, y si no, que se lo pregunten a los inversores de energías alternativas.
Pero si todo eso ya es de por sí vergonzoso hasta la saciedad, más vergonzoso es que el gobierno (llamémosle Rajoy o Perico de los Palotes), con esta medida consigue tener a un buen número de cotizantes que, además, no figuran como parados y no cobran ningún tipo de prestación, sino que son ellos quienes le pagan al gobierno (el mundo al revés). Baja el paro, suben las cotizaciones, recortan las pensiones futuras, otra medalla para Rajoy... ¿Esas cosas no las ven los votantes?
Ramón Cerdá