Un sargento de la Guardia Civil en Navarra, imputado por ocho delitos

Un sargento de la Guardia Civil en Navarra, imputado por ocho delitos

Un juzgado investiga al jefe del puesto de Corella por falsificación de documento oficial, omisión de obligaciones, prevaricación…
900 folios de investigación. Un juzgado navarro ha imputado al responsable del puesto de la Guardia Civil en Corella (Navarra) por hasta ocho delitos cometidos en el desarrollo de sus funciones. Los agentes denuncian que la dirección general conoce los hechos y no ha tomado ninguna medida.
El director de la Guardia Civil en una visita a Navarra. El director de la Guardia Civil en una visita a Navarra.

El Confidencial Digital ha tenido acceso al procedimiento 486/2014 que está llevando a cabo el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número cinco de Tudela, en Navarra. Estos son los supuestos delitos que el juez imputa a F. M. G., sargento primero comandante del puesto:
-- Torturas y contra la integridad moral.
-- Falsificación de documento oficial.
-- Omisión del deber de perseguir delitos y/o encubrimiento por funcionario público.
-- Abuso en el ejercicio de su función.
-- Prevaricación.
-- Presunto delito contra la salud pública en grado de encubrimiento.
-- Torturas y contra la integridad moral con carácter grave.
-- Cooperador necesario de un posible delito de estafa.
Según denuncian fuentes de la asociación Unión GC, la dirección general, o el coronel, debería cesar al sargento de manera inmediata hasta que se depuren responsabilidades. El coronel ya ha declarado ante el juez en calidad de imputado.
Fuentes del puesto de Corella explican a ECD que la situación interna es de división entre la plantilla. Unos agentes apoyan al sargento mientras que otros no están con él.
Por su parte, fuentes cercanas a la investigación explican que algunos de los hechos de los que se le acusa al sargento datan de 2006. Además, en la declaración ante el juez, no se le preguntó por algunas de las acusaciones, lo que indica que no les dió importancia. Aseguran que se trata de una "venganza" entre guardias civiles.