Felipe González: “Nunca he creído que Pujol sea un corrupto”

Felipe González: “Nunca he creído que Pujol sea un corrupto”


Rafael del Barco Carreras

Barcelona 6-09-2014. Cuando en 1993 los pactos de “gobernabilidad” con Felipe González convirtieron al Honorable Jordi Pujol en el “español del año”, genio de la Política, o gran hombre de Estado, tuve claro la magnitud de esos pactos. La recién inventada palabreja se sumaba a la “financiación de los partidos”. Pactaban el reparto mafioso de sus áreas de influencia. Ya en aras de la "gobernabilidad" de Cataluña Felipe González perdonó, cargando al Estado, la mayor estafa bancaria hasta entonces en España, Banca Catalana. ¡Felipe González, más 33 jueces de la Audiencia de Barcelona!... conducidos por Juan Piqué Vidal.

Se entendió bien con Pujol desde la exculpación y podía confiar en los diputados de CIU para continuar como en la “mayoría absoluta”. Rumasa, el AVE a Sevilla y sus “convolutos”, los “cuñaos”, el “mienmano” de Alfonso Guerra, los espionajes de Narcís Serra, las “filesas”, los fondos reservados, el GAL, y en general la mordida para los “partidos” seguirían como siempre. Y Cataluña para Pujol.

De un plumazo Pujol solucionaba los varios y graves escándalos que le amenazaban: KIO, Gran Tibidabo, Piqué Vidal y Pascual Estevill, y a docenas los etc.etc.

Pasaron tres felices años hasta que el hedor madrileño le aconsejó romper los pactos y obligar unas elecciones anticipadas. Seguir apoyando a Felipe González le arrastraría, y si se zafó del sumario Banca Catalana, no se escaparía de los muchos iniciados, incluido el Caso Hacienda de Barcelona, donde entre líneas !y con John Rosillo! aparecían sus hijos.

 La suerte repite “gobernabilidad” con Aznar, pero su Barcelona huele tan mal como el Madrid de Felipe González, y se inventa un “Artur Mas”. El invento no funciona y pierde las elecciones autonómicas del 2003. Los “charnegos” ocupan su Generalitat con ERC y ICV; el Tripartito. La “gobernabilidad” resucita laSociovergencia y sus hijos o Prenafeta, Maciá Alavedra, y Millet y otros recaudadores, continuarán en su labor.

La Corrupción también barre de la Generalitat a los “charnegos” y se produce el milagro de la vuelta al Poder, aunque a través de su “hijo político”. Un Poder irrespirable… y se pasa del nacionalismo al independentismo. Sus hijos seguirán recaudando, pero han recaudado tanto en los últimos 30 años que ni en los paraísos fiscales están seguros sus miles de millones de euros o dólares. Los escándalos de varios dictadores y las listas de defraudadores que manejan las inspecciones de Hacienda de Alemania o Francia, y la DEA americana metiendo las narices por el narcotráfico, le obligan a operaciones tan complejas como la compra de oficinas del Banco de Santander, Bankia, Prisa, y etc. ¡3.000 millones de euros!, además de unos milloncejos en la “amnistía fiscal”.

¡3.000 millones de euros!, la punta del iceberg, señalan que los pactos con Felipe González alcanzan una enjundia ininimaginable para el común de los mortales. Se insiste en el 3% para el partido y 1.50% para el Clan. No cuadra, o el porcentaje es mayor, o existen más vías de “financiación”.

Si a cada 1000 millones de obra pública se le aplica un 1,5%, para el bolsillo de los Pujol y cia., resultan unos módicos 15 millones de euros, o sea, que son necesarios unos 200.000 millones de euros en autopistas o autovías, carreteras, AVE, Metro, puertos, aeropuertos, Burbuja Inmobiliaria, Ciudad de la Justicia y etc. para acumular ¡3.000 millones de euros!


Dejo para los estudiosos el meticuloso informe sobre las inversiones en infraestructuras en Cataluña, pero me temo concluiríamos que ni el 5% en negro o mordida, durante 35 años, alcanzan los 3.000 millones… no cuadra…