Felipe González consintió el pago de sobresueldos con cargo a los fondos reservados

Felipe González consintió el pago de sobresueldos con cargo a los fondos reservados
Junto a Vera y Barrionuevo en la prisión de Guadalajara (1998) (Reuters)
Felipe González consintió el pago de sobresueldos con cargo a los fondos reservados


Felipe González autorizó y consintió el pago de sobresueldos a altos cargos socialistas con cargo a los fondos reservados del Estado. Lo asegura uno de los más estrechos colaboradores del ex presidente del Gobierno, Julio Feo, que fue secretario general de Presidencia en La Moncloa entre 1982 y 1987.




Feo lo relata con todo lujo de detalles en su libro de memorias Déjame que te cuente, que acaba de llegar a las librerías. El ex secretario de Presidencia y mano derecha de González durante sus primeros seis años en La Moncloa, admite que éste estaba al corriente y consintió el pago de generosos sobresueldos a altos cargos de Moncloa, Interior y Defensa con cargo a la partida de fondos reservados. El propio Feo reconoce que él mismo cobró de los fondos reservados con la expresa autorización de González.


"A mediados de diciembre del 82, recién llegado a Moncloa, vino a verme el interventor", relata Feo. " Me dijo que quería hablar conmigo de los sobresueldos que se pagaban con los fondos reservados. Traía una lista y me explicó que desde hacía muchos años todas las personas que trabajaban en Moncloa, a excepción del presidente, tenían asignada una gratificación que se pagaba de los fondos reservados de Presidencia del Gobierno".
"Para mi sorpresa", prosigue Feo, "vi que mi sobresueldo era de un millón de pesetas al mes (...) Le dije al interventor que en principio no me parecía razonable (...) Se lo conté a Felipe, le dije lo que pensaba, le pareció bien y di instrucciones para que a nadie de los que estábamos allí por designación política se le diera gratificación alguna. En otros ministerios también se daban gratificaciones, siguieron con la costumbre y, años más tarde, tuvieron todo tipo de problemas por culpa de los fondos reservados".


El que fuera director de la Seguridad del Estado, Julián Sancristóbal, admitió en su día que en 1984, dos años después de la primera y arrolladora victoria socialista en las urnas, se enviaron a La Moncloa varios maletines con dinero en efectivo procedente de los fondos reservados que tenía asignados el Ministerio del Interior. Investigaciones judiciales detectaron que al menos durante seis años tuvieron entrada en La Moncloa cerca de 600 millones de las antiguas pesetas en talones del Banco de España. Uno de esos talones fue cobrado porPiluca Navarro, entonces secretaria personal de González. Y una parte de ese dinero, según reconoce ahora Feo, pasó a engrosar los bolsillos de los fontaneros de Moncloa, entre ellos él mismo.



Feo se afilió al PSOE en 1974, y entabló una estrecha amistad con González en la campaña electoral de 1977. Desde esa fecha, Feo se convirtió en la sombra inseparable del que cinco años después se convertiría en presidente del Gobierno. Y a partir de entonces, fue uno de sus más cercanos asesores políticos y responsable, en buena medida, de forjar la imagen pública de González en los medios de comunicación nacionales e internacionales.


Cuando abandonó la secretaría del presidente del Gobierno, Feo fundó la empresa Consultores de Comunicación y Dirección, en la que participó como socio Ignacio Vasallo, ex director general de Promoción del Turismo. Antes de incorporarse al Gobierno, había creado las empresas Consulta y Comunicación 2000.