¿Te ha gustado el blog? Qué tal si nos regalas un +1

Correos electrónicos interceptados


Correos electrónicos interceptados.


¿Ya hemos asumido lo de los correos electrónicos interceptados y que los nuestros también están entre ellos? A estas alturas ya deberíamos de tenerlo claro. Eso no quiere decir que debamos de renunciar a comunicarnos por este medio porque tiene muchas más ventajas que desventajas. Simplemente tendremos que tomar algunas precauciones si lo que queremos comunicar lo consideramos tan privado que no debiera ser interceptado nunca.

A tener en cuenta sobre los correos electrónicos interceptados:

#correos electrónicos interceptados
Correos electrónicos interceptados. ¿Deberíamos preocuparnos?
Normalmente se interceptan cuando traspasan alguna frontera; claro que eso ocurre casi siempre. El hecho de que le estemos enviando un e mail a un compañero de oficina que tiene su ordenador en el mismo edificio que nosotros no significa que el mail no salga de la oficina (a no ser que estemos usando una intranet; y ni siquiera entonces lo tengo yo tan claro). Cuando enviamos un mail, este es gestionado por distintos servidores que no están en España (o no están todos). En cualquier caso... qué raro será que nuestros correos electrónicos no sean interceptados por uno u otro de esos servidores en sus viajes por el espacio.

¿Qué nos supone que sean nuestros correos electrónicos interceptados?

Manías conspiranoicas aparte, salvo que estemos siendo investigados, difícilmente nos afectará en algo. Que los correos electrónicos los intercepten no significa que haya alguien leyéndolos y haciendo seguimiento de cada uno de ellos. Pueden buscar palabras concretas o indicios de conversaciones específicas, pero a nadie le preocupará si le decimos a nuestra señora que vamos a llegar tarde a cenar (a no ser que piensen que es una clave secreta).
Hace poco la cadena SER le hizo una entrevista a Julian Assange, el fundador de Wikileaks que lleva más de dos años recluido bajo la protección de la embajada de Ecuador. Lo que afirma este hombre, y en el fondo es lo más preocupante, es que «Incluso en una aburrida comisaría local de policía o un juzgado puede tener acceso a esos emails sin orden judicial».
Por cierto, y aunque no tenga nada que ver con el asunto... ¿se puede entender que desde que este hombre está refugiado en la embajada, la policía británica esté gastando 15.000 dólares diarios en la vigilancia? A mí me parece absurdo.
Ramón Cerdá

LA VOZ CHANNEL