¿Te ha gustado el blog? Qué tal si nos regalas un +1

Modelo austríaco de empleo versus modelo español.


Modelo austríaco de empleo versus modelo español.


Hace unos días al BBVA le llovieron las críticas por plantear la posibilidad de que en España se implantara el modelo austríaco de empleo. Mi antipatía hacia las entidades bancarias es patente, pero esto poco tiene que ver con los bancos aunque quien lo haya sugerido sea el BBVA.

¿En qué se diferencia básicamente el modelo austríaco de empleo del nuestro?

Lo primero que tendríamos que hacernos mirar es la diferencia en la tasa del paro: un 5,1% frente al 24% nuestro.
Lo segundo, los porcentajes de contrato temporal: Austria = 9,2% y España = 23,1%
En resumen, que Austria debería ser un referente para nosotros, pero eso parece que no interesa demasiado en este país donde la mentalidad es que el trabajador debe de acumular todo tipo de derechos y muy pocas obligaciones. Nos hemos acostumbrado a exigir más de lo que queremos dar, y eso el karma no lo permite. Para recibir, primero nos hemos de acostumbrar a dar; eso no es una lección de economía ni de empleo, pero sí es una ley universal que, al menos aquí en España, nos saltamos a la torera. Preferimos mirar hacia otro lado.
#Modelo austríaco de empleo
El innombrable modelo austríaco de empleo
Puede parecer frívolo por mi parte hablar de karma y de leyes del universo cuando el artículo va de empleo, pero lo queramos o no, todo está relacionado. Si cargamos todas las responsabilidades al empresario, si los trabajadores se creen con todos los derechos sin necesidad de demostrar a cambio su productividad, su implicación en el desarrollo de la empresa y, en definitiva, todos nos sentimos funcionarios en el fondo de nuestros corazones... ¿qué ganas va a tener el empresario de arriesgar con nuevas contrataciones que sabe que se convertirán en una carga imposible de soportar al mínimo contratiempo?
Llegado a este punto, resumo: El modelo austríaco de empleo incluye el despido libre. Eso aquí en España suena a pecado mortal, extorsión o a terrorismo de masas. El despido libre es como el innombrable.

Entonces... ¿por qué parece funcionar en Austria?

Muchos dirán que no está demostrado que la baja tasa de paro y los porcentajes escasos de empleo temporal sean debidos al despido libre, es cierto. Pero ¿pueden esos mismos demostrar que los altos despidos beneficien realmente la economía española?
Hay que matizar que el hecho de que el despido sea libre en Austria no significa que el trabajador se quede sin nada. Precisamente la propuesta del BBVA era acercarnos al modelo austríaco de empleo que incluye una especie de «mochila» o seguro que, mes tras mes, sale de los costes laborales. A cambio de eso, el empresario puede contratar tranquilamente porque sabe que luego tendrá flexibilidad a la hora de ajustar sus costes laborales, cosa que aquí en España es imposible. Recordemos: el innombrable.
Yo meditaría sobre esto.
Ramón Cerdá

LA VOZ CHANNEL