¿Te ha gustado el blog? Qué tal si nos regalas un +1

Recurrir una multa de velocidad


Recurrir una multa de velocidad


Los conductores tenemos unas obligaciones que cumplir en base a la normativa vigente; normativa que puede (y de hecho lo es a menudo) ser abusiva, pero que no por ello se nos permite incumplirla. Pero igual que nosotros tenemos ciertas obligaciones, también la administración las tiene y a menudo las incumple; por eso se pueden ganar muchos recursos. Hoy hablaré sobre recurrir una multa de velocidad, y próximamente hablaré de otros recursos.
#recurrir una multa de velocidad
Recurrir una multa de velocidad es imprescindible

¿Es posible recurrir una multa de velocidad?

Por supuesto que es posible; y no solo posible, sino que debemos hacerlo siempre. Lo primero que hay que tener en cuenta es que el descuento del 50% que nos ofrecen en muchos casos es solo un chantaje; lo que realmente nos están diciendo subliminalmente es: ¡Ojo!, si se te ocurre discutir con nosotros perderás la oportunidad de que te descontemos el 50% de la multa, así que calla y paga. Eso es al menos lo que leo yo entre líneas y lo que me impide moralmente pagar ninguna multa sin antes haberla recurrido.

Algunos consejos para recurrir una multa de velocidad:

1.    Lo primero es NEGAR SIEMPRE LOS HECHOS. Es posible que sea un abuso de Tráfico y nos apetezca decirles que íbamos a 60 en un tramo de 40 pero que es absurdo que allí no se pueda ir a más de 40. No seamos moralistas con ellos ni intentemos convencerles de que son unos prepotentes que solo buscan recaudar; si les decimos eso estamos admitiendo que íbamos a más velocidad de la permitida y eso impedirá que nos den la razón aunque la tengamos. ¡Se la estamos dando nosotros a ellos! Así que, sea como sea, la primera norma del conductor es NEGAR LOS HECHOS DENUNCIADOS.
2.    Si no se la han enviado, exija SIEMPRE la foto.
3.    Si no se lo han enviado, exija SIEMPRE el certificado de verificación del radar.
4.    Una vez recibida la foto, si la matricula no es claramente visible hay que decirlo y poner en duda que sea la nuestra.
5.    Si en la foto aparece más de un vehículo, hay que alegar que el radar puede haberlo hecho saltar el otro (aunque sea un ciclomotor). A estos efectos se puede recordar a estos señores que en una ocasión multaron a un coche que iba encima de una grúa. El problema es que parece ser que han aprendido la lección y a veces retocan las fotos. No quiero decir que modifiquen la matrícula (creo que a tanto no llegan), pero sí que aplican el zoom cuando hay más de un vehículo para centrarlo en el nuestro. Eso es ilegal; no pueden ampliar la foto para evitar que se vea el entorno. Es difícil de determinar, pero si nuestro coche ocupa gran parte de la foto, es posible que lo hayan hecho, así que es un motivo más para recurrir.
6.    Comprobar todos los detalles: punto kilométrico, velocidad a la que se puede ir en ese punto, hora, fecha, etc.
7.    Confirmar que se hayan aplicado los márgenes de error. Si no se hubieran aplicado, no hay que pedir que se apliquen, sino exigir que anulen la multa por no haber sido cursada correctamente.
8.    Estar atento a los plazos de respuesta. A veces contestan tarde o notifican tarde. Si es así, hay que decir que está prescrito y no hay nada que hacer.
Ramón Cerdá

LA VOZ CHANNEL