Apología del franquismo: Con Franco vivíamos mejor.


Apología del franquismo: Con Franco vivíamos mejor.



Creo que este artículo, sin tener nada que ver, es una buena continuación del que escribí ayer sobre el cambio de nombre en Madrid de las calles con reminiscencias franquistas. Me da la sensación de que en nuestra sociedad estamos perdiendo el norte y existe una involución que no sé si acabará o no en implosión, pero desde luego pinta muy mal. Precisamente cuando más problemas hemos tenido y seguimos teniendo a causa de la crisis (exista esta o no y tenga la culpa quien la tenga), más iluminados nos aparecen con «problemas» imaginarios. Ahora parece ser que quieren introducir un nuevo delito en el código penal: Apología del franquismo.

Apología del franquismo, el nuevo delito en el horizonte

#apología del franquismo
Apología del franquismo, el nuevo delito de moda
Esta vez es el grupo parlamentario de la Izquierda Plural el que ha registrado una nueva iniciativa (para sacarnos a todos de la crisis de una puñetera vez y hacer de España un referente internacional) para que el Gobierno incluya en el nuevo Código Penal un nuevo delito al que han venido en llamar apología del franquismo.
Existirá apología del franquismo cuando se destaquen los logros del régimen anterior en el campo que sea. Ojo con decir eso de que con Franco se hicieron buenos pantanos, o que gracias a la Seguridad Social (recordemos que no existía antes de Franco) España mejoró en cuanto a garantías sociales porque nos pueden llevar a la cárcel por ello. Hay que decir (alto y claro, o en negrita si es por escrito) que todo lo que hizo Franco fue nefasto y renegamos de ello, así que, queridos autónomos... dejemos de cotizar a la Seguridad Social desde hoy mismo para mostrar nuestro apoyo a la nueva ley y darle un respaldo sin precedentes a los nuevos iluminados que nos van a sacar de la crisis.
El señor Llamazares por lo visto quería llamar la atención y no se le ha ocurrido otra que esta. ¿Cuándo dejaremos de mirar al pasado para querer borrarlo? El pasado, y la historia, hay que estudiarla para ver lo bueno y lo malo, para copiar lo bueno y para evitar repetirse en lo malo, pero las cosas no se solucionan cambiando el nombre de las calles, cerrando el museo Dalí (esto es una tontería que se me ocurrió a mí ayer), o metiendo en la cárcel a quien diga que con Franco vivíamos mejor.
¡Ah!, y a ver cuándo prohibimos la Guardia Civil.
Dice Llamazares:
Refiriéndose a fotografías mostrando banderas preconstitucionales:  «estos actos de apología de la dictadura franquista y del fascismo son intolerables e injustificables desde cualquier punto de vista». Según él, hay que adoptar medidas drásticas para luchar contra «la apología de la dictadura franquista y el fascismo, de forma más eficaz». Digo yo que si al mostrar las banderas ha habido violencia, o se ha roto algo, se tendrá que perseguir, pero si es simplemente por mostrar una opinión personal y hacerse una foto con una bandera, tendremos que aprender a respetarlo. Yo no tengo ninguna bandera expuesta en casa, pero me tiene sin cuidado la que quiera colgar el vecino. Y si alguna vez me apetece colgar una fotografía de Franco en el comedor, solo mi esposa tendrá algo que decir al respecto; a los demás nada les importa.
Llamazares nos recuerda que Gallardón (otro gran ejemplo a seguir sin duda alguna) ya dijo que la negación o trivialización del holocausto debería ser considerada delito. A lo cual añade Llamazares que «resultaría incomprensible regular la negación del Holocausto e ignorar la exaltación de la dictadura franquista o del fascismo».
Ramón Cerdá