Lo que de verdad importa.

Lo que de verdad importa.

Nunca sabemos cuantificar lo que de verdad importa. Quizá solamente cuando la vida llama a la puerta y no hay plan b. Ese que no teníamos planeado porque en apenas cinco minutos se nos arrebata el alma y en unos más, la vida.