40 AÑOS DE DEMOCRACIA

40 AÑOS DE DEMOCRACIA

Rafael del Barco Carreras

Barcelona 18-6-2017. 40 años, que si no se recuerdan con especial interés, barridos digo por una MOCIÓN DE CENSURA, que si indica el cochambroso estado actual de la Política española, no augura nada nuevo y bueno para los españoles de a pie. Pero a mí, y suponso para las generaciones que vivimos intensamente aquellos años, merecen más artículos y tertulias que ese Congreso de charlatanes sin ni siquera una aceptable dicción.

 40 años desde que en 1977 se iniciaron en política Pujol y Narcís Serra, Felipe González o Guerra y Boyer, que sustituyeron al franquista Adolfo Suárez, y se iniciaron con el expolio  RUMASA, según las crónicas no menos de DOS BILLONES DE PESETAS a cargo del Estado. Al igual en Barcelona donde apenas ocuparon los sillones se creó un ESTADO DENTRO DE OTRO donde tomaron carta de naturaleza o CORRUPCIÓN INSTITUCIONALIZADA con grandes expolios. Siempre decenas, centenares, o miles de miles de millones de pesetas, desaparecieron sin que 40 años después apenas se hayan localizados grandes mansiones y fincas, automóbiles de gran lujo, y algunas decenas de millones de euros en Suiza. Y si los millones no aparecen, escasas condenas, y poco o nula prisión. Más impunidad que Justicia.

40 años de Dictadura siguida insisto de 40 años de Partitocracia, donde unos 35 millones de españoles tenemos el derecho a votar cada 4 años para que en el mejor de los casos otra oleada de políticos o nuevas generaciones surgidas del dedo y capricho de los jefes de siempre, ocuparán cargos magníficamente pagados, que normalmente se eternizan, o encuentran una 'puerta giratoria. Y si los iniciados deberán votar en Congreso, parlamentos autonómicos, ayuntamientos u otros entes, lo estrictamente ordenado por el lider, sin discusión, partiendo del 'voto cautivo' se progresa por amigocracia y verborrea.

Me dije que el llamado Movimiento del Mayo de 2011 fuera un revulsivo para el duopolio ¡ingenuo de mí! Los varios partidos nacidos entonces son hoy ¡otro partido!, o negocio de sospechosos líderes, cuyo única premisa parece el Poder y aumentarlo. La limitación de mandatos ¡un sacrilegio¡