¿Te ha gustado el blog? Qué tal si nos regalas un +1

Alquileres de renta antigua. El final de una época


Alquileres de renta antigua. El final de una época


Hace bastantes años, cuando no tenía muy controlado eso de los alquileres de renta antigua, recuerdo que paseando por la calle Preciados de Madrid y por algunas otras cercanas, me preguntaba cómo era posible que ciertos negocios pudieran sobrevivir durante tantos años con los pocos ingresos que uno adivinaba que podían tener. ¿Cómo sacaban para cubrir los gastos si ni siquiera podrían pagar el alquiler con lo que vendían?
#alquileres de renta antigua
Los alquileres de renta antigua son una injusticia

Alquileres de renta antigua

Más tarde me enteré que esos locales estaban amparados por la antigua ley, la conocida como de alquileres de renta antigua que durante décadas impedía a los propietarios actualizar el alquiler. ¿Qué ocurría? Que llegaba un momento en el que los alquileres pagados eran sencillamente ridículos y no tenían nada que ver con el verdadero valor de los inmuebles. Pero la ley protegía al inquilino hasta tal extremo que el propietario tampoco podía quitárselos de encima, con lo cual, unos bienes que hubieran podido vender muy bien o alquilar en unas condiciones aceptables, se quedaban sin rentabilidad alguna.
La ley se hizo para proteger al inquilino, y eso no me parece mal, pero lo hizo a costa del propietario, lo cual sí que es una injusticia. Si se quería proteger al inquilino por la circunstancia que fuera, el Estado tendría que haber subvencionado una parte del alquiler y no prohibir al propietario que actualizara la renta como era de justicia. Así de claro.
Ahora, cuando muchos de esos propietarios se han muerto ya, parece ser que por fin acaba el último período transitorio y las rentas se podrán actualizar o, al menos, los propietarios podrán negociar con el inquilino un precio razonable.
Se calcula que 200.000 son los locales afectados por la medida, y hay asociaciones que piden una moratoria de otros cinco años. No estoy afectado por el asunto, ni como arrendador ni como arrendatario, pero espero que no se acepte moratoria alguna sencillamente porque es injusto, y si se hace, que sea a cargo del Estado. Ya está bien eso de seguir pagando fiestas con el dinero de los demás.
Ramón Cerdá

LA VOZ CHANNEL