¿Te ha gustado el blog? Qué tal si nos regalas un +1

Libertad de expresión en peligro, ataque a las viñetas satíricas


Libertad de expresión en peligro, ataque a las viñetas satíricas


Libertad de expresión en peligro: Al paso que vamos, con tanto ataque a la libertad de expresión, esta acabará siendo cosa del pasado; todo son cortapisas a algo que debiera tener la condición de sagrado. Los problemas que ha sufrido últimamente «El jueves» han sido múltiples, y por lo visto su censura ha llegado a convertirse por prudencia en autocensura del propio editor; de ahí que algunos de los ilustradores hayan abandonado el barco al ver limitada su creatividad.
#Libertad de expresión en peligro
Libertad de expresión en peligro.
EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

Pero hoy no quería hablar de «El jueves», aunque sí que compararé más adelante una sanción que se le aplicó no hace tanto tiempo. En este caso voy a hablar de «El agitador», una página web satírica que lleva activa más de ocho años y que tiene como objetivo la denuncia social sobre la corrupción en Canarias. Recientemente ha sido sancionada por dos viñetas a razón de 20.000 y 15.000 euros por cada una. Ambas viñetas «retrataban» satíricamente al fiscal Miguel Pallarés, que, según se dice, tiene una casa ilegal en Lanzarote. Una de las viñetas (2008) lo caracterizaba como Harpo Marx y se le llamaba «Miguel Callaré, el fiscal mudo», en la otra (2011) aparecía como Chiquito de la Calzada y decía que él mismo iba a derribar su propia casa ilegal.
Pallarés presentó sendas querellas por injurias y ganó ambas, aunque en la actualidad están recurridas.

Libertad de expresión en peligro


Según palabras del editor sancionado:
«si se denuncia la corrupción tercermundista que tenemos, te puedes jugar el tipo». «Hemos dedicado viñetas muy duras en estos ochos años a los principales iconos de la corrupción lanzaroteña, en todos sus niveles. Pero los grandes problemas, más allá de las presiones cotidianas, llegaron cuando señalamos al fiscal. Tenía todas las papeletas para ello: propietario de una vivienda parcialmente ilegal y con orden de derribo; coordinador de una fiscalía que, en nuestra opinión, no estuvo a la altura de las circunstancias en una época de grandes escándalos de corrupción urbanística; y familiar de Felipe Fernández Camero, considerado por informes policiales como el “cerebro jurídico” de la trama para la concesión de licencias ilegales en la Isla. Para cualquier medio humorístico de denuncia, Pallarés era un chollo».
Lo que puede verse es una gran diferencia en las sanciones teniendo en cuenta que «El jueves» fue condenado a 3.000 euros por una viñeta de los entonces príncipes. Claro que yo mismo fui condenado a 6.000 euros por algo que ni siquiera tuvo repercusión mediática.
Esperemos que el editor tenga suerte en los recursos por el bien de la libertad de expresión.
Ramón Cerdá

LA VOZ CHANNEL