Las tarjetas “Black Card” de Caja Madrid




El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha recibido un informe de la Fiscalía Anticorrupción, donde se detalla el presunto fraude que los consejeros y directivos de Caja Madrid y Bankia llevaron a cabo entre los años 2003 a 2012 a través de tarjeta de crédito fantasma. Se trata de una tarjeta independientemente de la Visa que poseían estos consejeros sin ninguna necesidad de justificación que se camuflablan en la contabilidad de la caja como errores de gestión informático.
Por su parte, los fiscales Anticorrupción Alejandro Luzón y Luis Rodríguez Sol han solicitado al juez Andreu –instructor del caso Bankia- que sume estas pesquisas a dicha causa al entender que existen indicios de que se haya podido cometer un delito societario y otro de apropiación indebida.
Según la documentación, no consta que los poseedores de estas tarjetas hayan declarado las sumas como percibidas en sus declaraciones correspondientes. Entre los directivos de Caja Madrid que disfrutaron de este privilegio, se encontraban consejeros nombrados por PP, PSOE, IU y los sindicatos.
Estas tarjetas han estado funcionado durante mas de 11 años, en este intervalo Caja Madrid se ha convertido en Bankia que ha estado al borde de la quiebra que ha motivado la intervención por el Banco de España mediante las aportaciones más cuantiosas (unos 24.000 millones) dentro del proceso de normalización bancaria. Ahora se descubre que 86 de sus ex directivos y ex consejeros que cobraban unos salarios por encima de los 300.000 anuales mas dietas justificadas, se han llevado más de 15 millones a través de una tarjeta sin límite de crédito  para efectuar compras de alimentación, restaurantes, hoteles, ropa, gastos en grandes superficies o retiradas de efectivo (un 33%)" que no se correspondían con gastos de representación, todo al margen de los sustanciosos sueldos que han estado percibiendo por su actividad en el Bankia.
Entre los que cargaban a estas tarjetas destacan el ex director general, Ildefonso Sánchez Barcoj (484.200 euros); el eterno ahora exconsejero, de Izquierda Unida, José Antonio Moral Santín (456.500 euros); el exdirector de organización y medios, Ricardo Morado (448.300 euros); el expresidente de la caja, Miguel Blesa (436.700 euros) o el exjefe de la Casa Real, Rafael Spottorno (223.900 euros). Bankia ha informado de que su expresidente Rodrigo Rato y los exdirectivos José Manuel Fernández Norniella, Ildefonso Sánchez-Barcoj y Matías Amat, han devuelto 200.000 euros que habían gastado sin justificar con tarjetas de crédito que les fueron entregadas por el banco antes de su nacionalización. Encima, 28 exconsejeros de Caja Madrid siguieron utilizando las 'tarjetas opacas' incluso tras ser cesados
El Presidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, ha destituido al director general de Economía, Pablo Abejas, que había gastado con la tarjeta 246.700 euros en el período 2003-2012. La media era de 35.200 euros al año. Abejas fue presidente de la Comisión de Control cuando se produjo la batalla entre Esperanza Aguirre y Miguel Blesa por la presidencia de la caja. El personaje se queja diciendo que "Soy una víctima, porque me destituyen por una ilegalidad que no he cometido. Me señalan a mí, que no estoy ni imputado ni encausado en nada cuando todo el mundo sabía lo de las tarjetas de crédito desde 1987, incluido el Banco de España, los auditores externos e internos y los inspectores de la Agencia Tributaria".
Asimismo, la presidenta de la Fundación Caja Madrid, Carmen Cafranga, habría gastado 175.200 euros, con una media de 17.500 euros al año ha dimitido después de que González instara al patronato a que abandonara el ejercicio de su cargo, ya que al no ser un nombramiento directo el Ejecutivo no la puede cesar. 
A pesar que en la lista de nombres facilitada por Bankia constan numerosos miembros puestos a dedo por todos los partido políticos del país, sea el PP, PSOE, Izquierda Unida UGT (Con el famoso Luis Ricardo Martínez el piquetero a días alternos) o CCOO que hasta el momento, aparte los dos citados, ninguno de ellos ha presentado la dimisión en sus respectivos partidos y sindicatos. Estos personajes se han dedicado a cargar de toda clase gastos y capricho a la cuenta de pérdidas de esta entidad. Por todo el morro. Que poca vergüenza.