República independiente de mi casa


República independiente de mi casa


En una situación como la actual en la que se supone que debería de prevalecer la unidad, y cuando un montón de países se han reunido para conformar EUROPA y de ese modo tener un peso específico mayor de cara a otras potencias, no parece coherente que existan tantas ganas de secesionismo, y no lo digo ya simplemente por el asunto catalán. Todos sabemos que si Cataluña se separara de España, a continuación habría movimientos similares en el País Vasco, en Valencia, en Galicia... en fin, que parece que todos queramos ir por libre.

República independiente de mi casa

#república independiente de mi casa
A partir de ahora, cada uno con su felpudo: REPÚBLICA INDEPENDIENTE DE MI CASA
Pero si se independizara algunas de estas comunidades, luego podría haber algunas ciudades o pueblos que, a su vez, podrían pedir la secesión del nuevo país creado. ¿Hasta dónde va a llegar este asunto? ¿Se secesionará luego algún barrio de una ciudad por no compartir ideología con el resto?
Bajo mi punto de vista esta no es la solución, lo cual no quiere decir que esté en contra de que en Cataluña se pueda votar. Me parece un gasto innecesario, pero si tantas ganas hay, no voy a ser yo quien me oponga a una votación.
En realidad todo esto ha venido por lo que leí hace unos días sobre un guardia civil que se negó a jurar bandera porque se sentía gallego y no español.
Lo primero que me pregunté fue que por qué a alguien que piensa de ese modo se le ocurre entrar en un cuerpo como el de la Guardia Civil. Es algo que no entiendo.
Según decía este señor, se amparaba en la constitución, porque según esta, «gallego» aparece como una nacionalidad.
El resultado de dicha negativa a jurar bandera fue la inmediata expulsión del cuerpo.
Si seguimos así, acabaremos todos comprando uno de esos felpudos de IKEA y nos declararemos independientes.

Ramón Cerdá