La foto no deseada.




La frase de Mª Dolores de Cospedal del lunes reflejaba la impotecia del PP para actuar contra los cargos públicos  ya no podía hacer mas contra la corrupción que aqueja a muchos de sus cargos públicos imputados por corrupción.  se ha visto reflejada este martes en Alicante cuando el lunes recibió la visita del rey Felipe VI en el XVII Congreso Nacional  de la Empresa Familiar y nadie pudo impedir la foto junto a la aún alcaldesa Sonia Castedo imputada doblemente por la justicia por su actuación en los casos Brugal y Rabasa, ganada a pulso por los regalos y noches del pijama junto a quien desde hace años acapara la mayoría de contratos del Ayuntamiento de Aicante, el empresario Enrique Ortiz.
La preocupación por la imagen que Castedo pueda ha sido la tónica en los últimos grandes eventos que han tenido lugar en Alicante. El último fue la salida de la Vuelta al Mundo a Vela (Volvo Ocean Race) donde también se temía que la regidora pudiera aparecer en la fotografía junto al Rey o el presidente del Gobierno. Finalmente esto no se produjo porque ningún representante de la Casa Real ni del Gobierno Español acudieron al evento deportivo a diferencia de otras ediciones anteriores.
En la sesión de ayer acudió para la clausura Mariano Rajoy y alguien debió convencer a la  Alcaldesa de la inconveniencia de acudir por lo que no ha asistido por sentirse sospechosamente indispuesta indispuesta No obstante, Castedo ya había  sido relegada en este congreso por los empresarios a un plano secundario y no ha participado en ninguna de las ponencias ni actos oficiales dentro del programa, a diferencia de lo que suele ser habitual en ediciones de otras ciudades españolas.
La semana pasada, Alberto Fabra, jefe del Consell y presidente de los 'populares' valencianos reconoció que una fotografía en la que coincidieran la primera edil imputada y el monarca resultaría "incómoda". La instantánea, finalmente, se ha producido, puesto que, aunque Castedo respaldó junto al resto del grupo 'popular' en el pleno del Ayuntamiento al presentarse el pasado viernes una propuesta de UP y D, continúa siendo la alcaldesa de la capital alicantina, por lo que ha formado parte del grupo de autoridades que ha recibido y ha saludado al Rey a su llegada al encuentro empresarial, lo que no quiere decir que no intente formar un nuevo partido para las elecciones municipales.
Tampoco ha habido en el PP disuasión, persuasión ni autoridad para que el presidente de la Diputación de León, Martín Marcos Martínez, encarcelado por participación en red corrupta dirigida por Francisco Granados, renuncie voluntariamente al cargo.
El caso de Castedo es la expresión gráfica de que el mal que afecta a los ‘populares’ no consiste sólo en la ineficiencia del Gobierno para elaborar un discurso político, sino también en la destrucción del propio partido como estructura de apoyo al Gobierno y como referente no sólo de una ideología, sino de un modelo de comportamiento.