Irse a vivir a Andorra.


Irse a vivir a Andorra.


El último famoso en decidir irse a vivir a Andorra ha sido Marc Márquez, y no lo ha hecho por el clima ni porque le guste esquiar, sino por el simple hecho de que de ese modo evitará pagar una buena cifra de impuestos en España.

¿Hace mal en irse a vivir a Andorra?

#irse a vivir a andorra
Irse a vivir a Andorra está más que justificado en algunos casos
No simpatizo con Marc Márquez, de hecho ni siquiera sabía quién era hasta hace muy poco; no sigo el deporte y no me preocupan ciertas cuestiones, pero personalmente pienso que no, que no solo no hace mal en irse a vivir a Andorra sino que cualquiera que tenga un nivel de ingresos parecido debería de hacerlo sin pensarlo más. El marginal que se paga en la renta personal, sumado a los otros impuestos, es completamente inmoral y por lo tanto cualquier ciudadano que tiene la suerte de ganar estas cantidades de dinero, está en su derecho a querer conservarlo o a gastarlo en lo que crea más conveniente. ¿Es acaso justo pagar hasta un 80% de lo que se gana? No, nada justifica que nadie tenga que conformarse con el veinte por ciento de sus ingresos, por muy elevados que estos sean, y si España quiere evitar este tipo de fugas fiscales, lo que debería hacer es cambiar el sistema de cálculo y ser más razonable en la aplicación de los impuestos.
Todo esto no ocurriría si los impuestos se calcularan de otro modo. Que en renta se pueda pagar más que en impuesto de sociedades es absurdo. Lo más justo sería un tipo fijo y no una escala variable.
Hacer pagar ciertos niveles de renta a los que ganan más es castigar el esfuerzo.
Lo que quizás no sea razonable es que ciertos deportistas puedan ganar tanto dinero, pero eso sería otra cuestión; si lo ganan es porque hay otros intereses que lo permiten y que justifican los ingresos, no entiendo de fútbol, ni de otros deportes, ni sabría valorar las cifras que se mueven en ellos, pero desde el punto de vista de quien percibe los ingresos, lo de irse a vivir a Andorra es de lo más natural y lógico.
Ramón Cerdá