DON JOAQUIN BORRELL EX DECANO DEL COLEGIO NOTARIAL DE VALENCIA, OBSESIVO, PATOLÓGICO, ANTIDEMOCRÁTICO, LIBERTICIDA Y CENSOR…

DON JOAQUIN BORRELL EX DECANO DEL COLEGIO NOTARIAL DE VALENCIA, OBSESIVO, PATOLÓGICO, ANTIDEMOCRÁTICO, LIBERTICIDA Y CENSOR…

…según escribe con todas las letras la prestigiosa revista EL NOTARIO DEL SIGLO XXI, y es que incluso estas revistas corporativas llenas de leyes, artículos, procedimientos burocráticos, opiniones altisonantes, y un sinfín más de cosas aburridas, también pueden resultar divertidas si se leen de cabo a rabo como (a veces por aburrimiento) acabo haciendo yo.
Ya hice alguna mención al hecho de que el Sr. Borrell había demandado a esta revista, y en apariencia ganado su demanda por defensa del honor. Algo así como cuando a mí se me condenó a pagar 6.000 euros como indemnización a otro señor, en este caso D. Ramón Marzal Doménech, pero este es otro tema, y aunque en cierto modo puedan tener cosas en común, lo dejaremos para otro día.
Me centraré en D. Joaqúin Borrell, que durante ocho años ha ostentado el cargo de DECANO DEL ILUSTRISIMO COLEGIO NOTARIAL DE VALENCIA, y durante siete de esos ocho años me ha estado persiguiendo como mosca en una pocilga, pero eso es también otro tema que no viene al caso en este artículo, como tampoco viene al caso que ha dejado un sustituto al cargo muy digno de él mismo en la persona de D. César Belda.
A lo que íbamos:
La revista EL NOTARIO DEL SIGLO XXI en su sección satírica LAS NOTAS DE JUVENAL, tachó de obsesivo, patológico, antidemocrático, liberticida, censor, bufón y valido (léase esto último sin acento que es muy distinto a válido) El caso es que el señor Borrell los demandó, y la revista fue condenada a pagar no recuerdo qué cantidad por daños al honor de este ilustrísimo caballero. Lasentencia no obstante no es firme (o no lo era en abril de 2009 que es de cuando tengo la última información), pero el Sr. Borrell, en otra publicación más “suya”, concretamente la revista “El consejo informa” publicó a diestro y siniestro la sentencia, pero muy parcialmente. (véase el número 10 de enero/febrero 2009 en sus páginas 40, 41, 42 y 43
A saber:
1.- No dijo que no era firme.
2.- No dijo que de las siete “descalificaciones” de Juvenal, cinco son admitidas por el derecho a la libre expresión: OBSESIVO, PATOLÓGICO, ANTIDEMOCRÁTICO, LIBERTICIDA y CENSOR.
3.- Tampoco dice que TODO lo dicho en el artículo de Juvenal es cierto (dejemos aparte los calificativos)

¿A qué ha llevado todo esto? Pues a un cabreo monumental por parte de los representantes de EL NOTARIO DEL SIGLO XXI que parece ser que se había comprometido a no informar de este tema hasta que resultara firme la sentencia, pero en vista de que los colegas les han publicado un artículo de cuatro páginas, pues eso, que se han cabreado. Y lo entiendo porque conozco de primera mano la forma de actuar de este señor, que entre sus entretenimientos (por lo visto nunca ha tenido excesivo trabajo en su notaría) ha estado el de descalificar mi servicio e intentar cortarlo de raíz, tal vez (y digo tal vez) por lo mismo que comenta Juvenal: ¿Obsesión?, ¿patología?, ¿antidemocracia?, ¿destrucción de libertades?,  ¿censura?
Ya veremos en qué acaba esto. De momento resulta bastante divertido ver como un colectivo tan serio y cerrado como el de los señores notarios exponen al público algunas de sus batallitas. Que siga la función