Derechos humanos: mucho trabajo aún por hacer


Con el fin de caminar hacia una mejor protección de los derechos humanos, quedaba listo hace unos días, para su aprobación formal en el Consejo de Ministros, el borrador del Plan Nacional de Empresas y Derechos Humanos, elaborado por la Subdirección General de Derechos Humanos del Ministerio de Asuntos Exteriores. Como resaltaban desde la Red Española del Pacto Mundial, se trata de un documento valioso tanto por su contenido, como por su método de elaboración, valorando especialmente su creación multistakeholder, dado que al tratarse de un tema tan complejo no podía ser abordado si no es desde la colaboración público-privada.

Este Plan está inspirado en los Principios Rectores de Derechos Humanos, un trabajo elaborado bajo la batuta de John Ruggie, en esos momentos, representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y Empresa. Como se puso de manifiesto en la jornada "Empresas y Derechos Humanos", organizada por la Fundación de la Abogacía el pasado 9 de julio, en los Principios Rectores (aprobados en el año 2011) no se recoge una lista detallada de derechos sino que se concibe que todos los derechos pueden verse afectados por las actividades empresariales. Además, se resalta cómo en todos los países del mundo se producen vulneraciones de derechos humanos en todas las actividades. De ahí la importancia de promover su respeto entre todos los actores empresariales, públicos y privados, tal y como se resalta en el Plan nacional. Aunque estos Principios consiguieron una gran aceptación por parte de empresas y sociedad civil y se ha avanzado mucho, todavía queda trabajo por hacer. Y los profesionales 

Como decía la defensora del Pueblo, Soledad Becerril, «el mundo de las democracias occidentales es el mundo de los derechos y libertades». Sin embargo, existen en la actualidad muchas «maneras encubiertas y sutiles» de no cumplir lo establecido en la Convención de Derechos Humanos. La desigualdad salarial entre hombres y mujeres, la falta de información sobre derechos y riesgos en un puesto de trabajo o la falta de condiciones laborales dignas son algunas de esas maneras. El Pacto Mundial ha realizado un vídeo formativo que nos invita a reflexionar sobre las implicaciones reales de nuestras actividades en los derechos humanos. Porque en esta cuestión estamos implicados tod@s: