¿Te ha gustado el blog? Qué tal si nos regalas un +1

Guardia Civil sin sentido del humor


Guardia Civil sin sentido del humor


El sentido del humor no tiene por qué estar reñido, ni con la seriedad, ni con la autoridad. Una de las cosas que aconsejan muchos autores de autoayuda es aprender a reírse de uno mismo; es una terapia muy constructiva. Algo así como lo de «No te tomes la vida demasiado en serio porque no saldrás vivo de ella». Pero a menudo son nuestras inseguridades las que nos hacen vulnerables al humor, que alguien pueda hacer broma con nosotros o con algo que hayamos hecho nos hace sentir amenazados, a veces por un exacerbado sentido del ridículo. Eso es lo que parece que ha ocurrido con el cuerpo de la Guardia Civil que, por medio de una nueva normativa ha prohibido tajantemente el uso de sus uniformes e insignias con fines lúdicos; llamémoslos carnavales o despedidas de soltera, entre otros. Tampoco se podrán usar réplicas.

Disfraces de Guardia Civil

Me queda una duda que seguro que acabará trayendo algún que otro problema:
El diccionario de la RAE define como réplica en una de sus acepciones:
Copia de una obra artística que reproduce con igualdad la original.
#guardia civil
Guardia Civil. ¿Se consideraría este disfraz una réplica pese a las claras diferencias con el original?
Queda claro desde el principio (salvo mejor opinión de la benemérita) que sus uniformes no son precisamente una obra artística (tal vez el tricornio sí, pero lo demás...) En cualquier caso, dejando aparte lo artístico o no del asunto... ¿quién definirá es este aspecto lo de réplica? ¿Bastará con que el uniforme «copiado» tenga algunas variantes sensibles para que sea una imitación pero no pueda ser considerado una réplica, y por lo tanto no será sancionable su uso?
Estoy seguro de que las cosas irán por ese camino y habrá que discutir qué es una réplica y qué una burda imitación. Dónde estará el límite para poder usarlo o no, porque si lo llevamos al extremo y nos vestimos de verde... ¿eso será sancionable?
En cualquier caso, pronto seremos testigos de alguna que otra multa, que podrá rondar entre los 601 y los 30.000 euros porque es considerado GRAVE (pero qué exagerados son).
Otra duda que me planteo es que parece ser que la ley dice «sin estar autorizado para ello». ¿Abre eso la puerta a que se pueda solicitar (y quizás obtener) permiso para su uso en una festividad concreta?
La última: ¿Podrán los agentes de la Guardia Civil en su festividad llevar a sus hijos vestidos de uniforme como tantas veces se ha visto? ¿Acaso eso no es un disfraz?, ¿o han bajado la edad de reclutamiento?
Ramón Cerdá

LA VOZ CHANNEL