Culpable antes de ser juzgado

Ahora lo llaman la «pena del telediario», hace poco era «juicio paralelo». Como se llame o lo llamemos es lo de menos, el problema son los hechos, y estos apuntan a que uno es culpable antes de ser juzgado, y tampoco es necesario salir en el telediario para que eso ocurra. Basta con que alguien conozca la imputación de otro para hablar sin tapujos de delincuencia y culpabilidad. Todos queremos una justicia justa (o eso decimos), pero aquí todavía parecemos estar en los tiempos de las cavernas, donde todo se arreglaba a cachiporrazos contra el presunto y ya prejuzgado y condenado de antemano, malhechor.

¿Por qué uno es culpable antes de ser juzgado?

#culpable antes de ser juzgado
¿Se puede ser culpable antes de ser juzgado?
Evidentemente, en puridad eso no es así. Para que alguien sea considerado culpable, primero tiene que ser juzgado, y luego debe ser condenado. Incluso en ese momento, si hay alguna opción de recurso, habría que esperarse al resultado de dicho recurso antes de que nadie pudiera estar hablando de culpables y delincuentes. Pero hay mucho bocachancla por ahí a quien no le importan los derechos de los demás y se creen con atributos para juzgar (prejuzgar) a cualquiera, y hacerlo en público, que es lo malo, porque lo de la tertulia del bar ha existido siempre, pero una cosa es hablar entre cuatro amigos y poner verde al quinto, y otra es que un cargo público empiece a decir tonterías de este tipo y, además, lo haga en televisión o en las redes sociales, que hoy por hoy no sé qué es peor (en cuanto a los efectos negativos que puede ocasionar una afirmación en estos medios, me refiero).
Hace poco, el senador Ramón Espinar, en Twitter, decía cosas como esta:
[box type="warning"]
«Está claro que son los jueces quienes condenan y así debe ser. Y está claro que se puede decir que Rato o Bárcenas son delincuentes.»
Ojito: Dice que los jueces «condenan», no dice que «juzgan», y a continuación dice que Rato y Bárcenas (que no han sido juzgados), son delincuentes. O sea, que quien juzga es él y el juez será quien los condene, porque no puede ser de otra manera: Rato y Bárcenas son culpables porque él lo dice.
[/box]
Con independencia de lo que cada uno de nosotros pensemos de Rato o Bárcenas, en ningún momento se les puede tratar de delincuentes o de culpables. A lo sumo de inculpados, imputados, investigados, sospechosos, o presuntos culpables, presuntos delincuentes, etc. ¿Eso lo entendemos o nos lo tienen que seguir explicando?
Si las afirmaciones que hace el señor Espinar ya serían graves de haberlas hecho cualquier otro, más graves lo son tratándose de quien es, o lo que es: senador.
Hasta ahora parece ser que se nos han colado en política muchos corruptos y presuntos corruptos, pero ¿qué es lo que se nos está colando ahora? ¿Es mejor... o es peor que lo que había?
Algunas respuestas al tuit del señor Espinar:
[box type="warning"]
«¿Y qué? ¿Se ha juzgado a Rato? ¿No es usted senador? Es indigno del cargo, señor mío».
«Yo de usted usaría la palabra "presunto" delante, al menos de momento... Supongo que es lo menos q pide usted para su papa»
Este último supongo que se refiere a que el padre del señor Espinar fue consejero de Bankia en plena época dorada de las tarjetas Black. Y para terminar, como dice un buen amigo mío: «[…] nos pasa el toro de cerca a cualquiera de nosotros y con gentuza como esta en el poder nos podemos dar por j...».
[/box]
Y todo esto nos lleva a otro punto ya muy debatido y que yo tengo muy claro, aunque mi opinión (como tantas veces) es contraria a la de muchos:
¿Debe dimitir un político o cualquier otra persona de su cargo por haber sido imputada en un delito? Mi respuesta tajante es que NO, ni siquiera cuando se abre juicio después de las diligencias previas. No, hasta que no haya condena, y esta sea firme. Solo entonces estaría justificada la dimisión. Pero bueno, ya sé que es mucha la gente que no opina así, pero si usted es uno de esos que piensa que hay que dimitir (está en su completo derecho y yo lo respeto), debe saber que en cualquier momento podría ser imputado por algo que no ha hecho. ¿Le parecería justo tener que abandonar su cargo (sea este el que fuere, político o no) porque alguien le haya acusado de algo que usted sabe perfectamente que no ha hecho? Bastante será ya con aguantar los prejuicios del entorno.
Ramón Cerdá