ORIOL JUNQUERAS, "DESOBEDIENCIA CIVIL"

 ORIOL JUNQUERAS, "DESOBEDIENCIA CIVIL"

Rafael del Barco Carreras

Barcelona 15-09-2014. Los ciudadanos de cualquier país del mundo obedecemos sin remedio. Este charlatán y mamarracho (supongo, que “obedeciendo” a las leyes que pretende desobedecer, no se querellará contra mí si le insulto) no pretende solamente que no paguemos impuestos (origen histórico de la expresión), pues la mayoría somos “paganos pasivos”, sino que “obedezcamos” a un hipotético estado que a partir de la ilegalidad que predica pretende instaurar, ¡y por supuesto él de presidente! La “declaración unilateral de independencia”.

Vulgarizando, pasaríamos de “obedecer al Estado Central” con el que más mal que bien comemos ¡o cobramos las tristes pensiones!, a “obedecer” a un majadero que nos promete “Ítaca”. La Cataluña de la leche y miel, el paraíso.

¡Y tenemos suerte! que no amenace de nuevo con parar la economía catalana. ¿Sueña con enviar al millón ochocientos mil catalanes (niños incluidos) que le aclamaban el pasado jueves a ocupar fábricas, aeropuertos, ferrocarriles y fronteras? Repito que tenemos suerte el resto de cinco millones de catalanes… porque hubo otro nacionalista tribal y fanático que armó a sus adoradores hasta destruir Europa. 

Es pacifista, comparándose a LUTHER KING. O Ghandi y Mandela según su socio Artur Mas. Su  tribu sufre igual que los negros americanos, sudafricanos e hindúes. O según otro charlatán y mamarracho chileno, que ayuda a la independencia de Cataluña... porque en Chile existe un problema parecido con los "mapuches". !De psiquiatra!... y el chileno sin duda subvencionado.

La Ley ¡y hasta la moral y ética democrática! la desobedece a diario. Por el momento debería como Oposición personarse en todos los sumarios que apuntan el mayor caso de corrupción de la historia de Cataluña ¡y de Europa!; Caso Pujol... y por añadidura Caso Catalunya Caixa, pidiendo a gritos que para regenerar la vida social y política detengan a individuos como Pujol y Narcís Serra. Harina de otro costal, pues su minúsculo partido, convertido en eje de la casta político-catalanista, forma parte de la total corrupción catalana, que bien puede acabar conduciéndonos a la miseria del Tercer Mundo.



Otra “desobediencia” consistiría en rechazar o rebajar sus sueldos y dietas… para paliar los brotes de hambre que surgen en su corrupta Cataluña. Y si ayer decía que Francesc Homs debería situarse en la Virginia de EEUU donde han condenado a su gobernador por corrupto, a Junqueras le aconsejaría un viaje por el Tercer Mundo, donde sin duda situará su Ítaca tras romper con Madrid y Bruselas o Berlín.