Cuentos chinos de la economía. Rajoy en China


Cuentos chinos de la economía. Rajoy en China


A diario oímos cuentos chinos por la tele y por la radio, en especial cuando nuestros políticos salen a contarnos alguna de sus cosas. Uno de los últimos cuentos chinos, puede que para que resultara más oriental, nos lo ha contado Rajoy desde la mismísima China. Desde allí (que aún no entiendo a qué ha ido) nos ha dicho que la economía va mejor porque el PIB ha subido, la deuda ha bajado, y todas esas historias que nos dicen cuando les sale.
#cuentos chinos
Cuentos chinos contados desde China
Cuando yo iba al cole me enseñaron que las cosas, para poder compararlas, primero hay que homogeneizarlas, eliminar cualquier distorsión antes de limitarse a ver dos cifras que no son comparables. Y me consta que a veces lo hacen, pero solo cuando el resultado les es propicio. Si no les interesa, pues mejor ni lo mencionan.
Algo que ya comenté en otro artículo hacía referencia a la posibilidad de incluir en el PIB - Producto Interior Bruto los ingresos de la prostitución y de las drogas. Cuando hablé de ello no lo entendía. Hoy lo sigo sin entender. ¿Qué pintan esas cifras en el PIB cuando, no solo no pagan impuestos, sino que no pueden ser otra cosa que una mera estimación o especulación? Si por lo menos fueran cifras ciertas y comparables año tras año, posiblemente nos sirvieran de algo, pero si se van a limitar a incluir cifras a boleo, lo único que hacen es falsear cualquier comparación.
Por lo visto eso que dijeron que iban a hacer... lo han hecho, o sea que en nuestro PIB ya podemos decir con orgullo nacional que se han incluido las putas y los narcotraficantes (no sé si en los cálculos habrán incluido las cifras del País Vasco y de Cataluña o como ocurre con Tráfico, eso son mundos aparte).
Por lo tanto, el amigo Rajoy, desde la gran China, nos dice que ha mejorado el PIB, pero no nos dice que lo ha hinchado a discreción con 9.000 millones de euros antes de hacer la comparación.
Por otra parte, parece ser que lo de investigación y desarrollo que antes se ponía como gasto intermedio (o algo así me pareció entender), ahora se hace como inversión. O sea que ya no es un gasto. No digo que no sea más correcto eso que lo de antes, pero estamos con las mismas... ahora no podemos comparar estas últimas cifras con las del año anterior porque el sistema de cálculo es abismalmente distinto.
A Rajoy, supongo que por los nervios del viaje, se le ha olvidado decirnos que el PIB está mejor y el porcentaje de deuda también ha mejorado, precisamente a causa de todos estos manejos y contabilidades falsas. Porque no tienen otro nombre; se la podría llamar contabilidad creativa, pero creo que ni eso. Mejor hablemos claro: CONTABILIDAD FALSA. Como cuando computan a los parados de una manera o de otra según les interesa más.
Ramón Cerdá