Policía y Guardia Civil, una vergüenza común

Policía y Guardia Civil, una vergüenza común

Policía y Guardia Civil, dos organismos que se supone que deben tener como prioridad la resolución de los delitos y la protección de la ciudadanía. ¿O no es así? Puesto que ambos cuerpos tienen esos mismos objetivos (con independencia de que tengan otros), lo normal sería que, de oficio, compartieran todas las informaciones en pro de un mejor resultado final de cualquier pesquisa. Pero eso no es así, Policía y Guardia Civil siempre parecen enfrentados, y eso solo puede perjudicar a su trabajo, y por ende, a nosotros, los ciudadanos.

¿Por qué Policía y Guardia Civil no comparten todos los datos?

#Policía y Guardia Civil
Policía y Guardia Civil. Siguen los roces.
Ahora ha sido la Policía la que ha acusado al cuerpo de la Guardia Civil de apropiarse de casi dos millones de datos de sus bases informáticas. Cuatro son los sindicatos que, por escrito, se han dirigido al Ministerio del Interior denunciando que la Guardia Civil lleva más de un año copiando datos de manera irregular de los archivos del DNI y del registro Adextra de inmigrantes. La Guardia Civil lo niega y dice estar haciendo un uso adecuado de los datos.
Por lo visto, tienen un acuerdo para que la Guardia Civil pueda consultar esas bases de datos, pero la Policía se mosquea porque hacen muchas más consultas que ellos mismos, lo cual les ha llevado a la sospecha de que están haciendo un uso inadecuado y volcando datos de forma no autorizada.
El cuerpo de Policía se siente agraviado porque existen maniobras para quitarles competencias en favor de la Guardia Civil. En cuanto al mal uso de las bases de datos dicen que no parece creíble que la Guardia Civil llegue a hacer 50.000 consultas al día: «Se dan casos tan sospechosos como el de un puesto situado en un pueblo de poco más de 300 habitantes que ha llegado a realizar hasta 2.000 consultas de fichas del documento de identidad». «Y con Adextra pasa lo mismo».
La Guardia Civil responde diciendo que se hacen estrictamente las consultas necesarias en el día a día.
La Policía también critica el «decrecimiento exponencial» de la presencia de sus agentes «en la Casa Real, Presidencia del Gobierno, Europol, Relaciones Públicas con cuerpos extranjeros, o la propia Secretaría de Estado». Acusan de todo ello al coronel de la Guardia Civil destinado en la Secretaría de Estado de Seguridad.
Incidentes entre ambos cuerpos ha habido muchos en los últimos años. Está claro que un cuerpo tiene connotaciones militares y el otro no, ¿pero no debería de haber alguien por encima de ambos para coordinar sus actuaciones? ¿No tendría que existir una mayor permeabilidad en las investigaciones que lleven a cabo cada uno de los cuerpos?
Personalmente me parece una vergüenza que se comporten como niños de primaria pelándose por el balón.
Ramón Cerdá