SANTAMARÍA, JUNQUERAS, PUIGDEMONT, ARTUR MAS... Y LOS DE LA ROSA.

SANTAMARÍA, JUNQUERAS, PUIGDEMONT, ARTUR MAS... Y LOS DE LA ROSA.

Rafael del Barco Carreras

Barcelona 11-1-2017. Tras las vacaciones e iniciado el año nuestros héroes de la independencia se lanzan a una frenética actividad. 

Puigdemont  soltaba ayer un 'a fondo y hasta el final',  tras haber anunciado su retiro si se dan unas condiciones imposibles: el referéndum vinculante y unas elecciones plebiscitarias, vieja jerga de Artur Mas, que él ha dulcificado con la equívoca palabra LEGAL. Oriol Junqueras se reune con la vicepresidenta Sáenz de Santamaría abvirtiéndole que no renunciará al referéndum aunque le preste los 7.400 millones de euros que necesita la Generalitat. Y de paso se apunta una inquietud social; dicen las noticias que le ha hablado de que le preocupan las pensiones, o así se encarga de que se publique. Y Artur Mas aprovecha la muerte del portugués  Mario Soares para, además de autoinvitarse a sus públicas exequias, informarnos que el ex presidente portugués era partidiario de la independencia de Cataluña.

Pero entre tantas noticias no leo ni he podido confirmar la declaración de hoy de Javier y Gabriela de la Rosa Misol, hijos del celebérrimo Javier, y nietos del fugado Antonio, ante el juez De la Mata en la Audiencia Nacional, a la que si nada falla le seguirá mañana la de Oleguer Pujol, hijo del más célebre todavía Jordi Pujol. Declaraciones, o mejor silencios y mentiras, que nos contarán la verdadera historia repito de los últimos 40 años de Cataluña: corrupción y saqueo. Blanquear 3.000 millones de euros merecen unas creíbles explicaciones, sobre todo de la procedencia real de ese dinero más allá de las oscuras sociedades y paraisos fiscales utilizados. 

Junqueras no le habrá contado a Sáenz de Santamaría, entre otras razones porque supone que ya lo sabe, el porqué han alcanzado la astronómica cifra de casi 80.000 millones de euros de deuda en la Generalitat. Ni tampoco porqué se dobla durante el mandato de Artur Mas tras el Tripartito, o desde que él y Puigdemont cogen el timón sube unos 500 millones cada mes.

Santamaría seguro que no le informaría que a las emisiones de deuda para pagar las pensiones, agotado el fondo de ahorro, le sumarán unos miles de millones para que la Generalitat pueda seguir acumulando más deuda. Pero como Junqueras ya sabe que el Estado por mucho que pretenda contenerles y controlarles no tiene más remedio que pagar, al oir lo de las emisiones de deuda celebraría en su interior que él y sus independentistas seguirán cobrando cada mes. Y con habilidad podría sacarle a la vicepresidenta, para añadir a los discutidos presupuestos, alguna ESTRUCTURA DE ESTADO camuflada de INVERSIÓN SOCIAL, para alegría y convencimiento de la CUP.

Contratar personal para la HACIENDA CATALANA, el Banco Nacional de Cataluña, las embajadas, o un hipotético EJÉRCITO... ayudaría a combatir EL PARO, prioridad entre las preocupaciones de TODOS LOS ESPAÑOLES.