¿Te ha gustado el blog? Qué tal si nos regalas un +1

Casas sin tributar. Objetivo de Hacienda para 2017

Casas sin tributar. Objetivo de Hacienda para 2017

Siguiendo con los objetivos de Hacienda para incrementar la recaudación este año 2017, hoy comentaré lo de las casas sin tributar. Por lo visto y a pesar de todos los controles urbanísticos y de Hacienda, todavía hay muchas casas, ampliaciones de vivienda, piscinas y otras construcciones irregulares que pasan desapercibidas al fisco. ¿Será esta la comprobación definitiva?

Lo que hará Hacienda para detectar las casas sin tributar

#casas sin tributar
Todavía quedan casas sin tributar
El objetivo de Hacienda para el 2017 es rastrear un total de 1.272 municipios. No parece que la idea sea derrumbar nada, sino incluir todas esas edificaciones que hasta ahora no constan en el catastro, para que tributen en el IBI. Los medios a utilizar serán combinados entre los propios empleados de catastro, fotografías por satélite de alta resolución y uso de drones. El rastreo de esta última fase ya parece haber comenzado y se prolongará hasta el 30 de noviembre. Las provincias afectadas (no sé si me dejo alguna en el tintero) en este caso son: Albacete, Barcelona, La Coruña, Mérida, Segovia, Teruel, Palma de Mallorca y Pontevedra. Las otras provincias ya habían sido peinadas desde el 2013 en que Hacienda comenzó estas comprobaciones.
Al igual que pasa a menudo con Tráfico, también quedarán fuera de esta comprobación por falta de competencias el País Vasco y Navarra.
Lo que se descubra afectará al IBI, a las plusvalías municipales y también a nuevas tasas.
Esto bien merece una queja. Todo contribuyente debería leer este libro
Todo contribuyente debería leer este libro

Los que tengan casas sin tributar u otras construcciones recibirán una carta

Quince días tendrá el infractor para alegar lo que estime oportuno. Tendrá que pagar una tasa de 60 euros por cada inmueble regularizado, además de las consecuencias fiscales posteriores, aunque se exime de sanciones futuras (dicen).
Hay quien dice que eso de pagar la tasa de sesenta euros y no estar sujeto a otras sanciones es algo así como una amnistía fiscal urbanística, pero sea así o no, lo cierto es que incluir todos esos nuevos inmuebles en el catastro (pagando o no la tasa), aseguran unos ingresos anuales futuros al fisco nada despreciables.

Ramón Cerdá

LA VOZ CHANNEL