¿Te ha gustado el blog? Qué tal si nos regalas un +1

Putas, drogas y contabilidad creativa o sexo, drogas y Rock & Roll


Putas, drogas y contabilidad creativa o sexo, drogas y Rock & Roll


¿Qué tienen en común estos tres conceptos: putas, drogas y contabilidad creativa. Muy sencillo, todo ello queda explicado en un concepto común: PIB (producto interior bruto del país)
#Putas, drogas y contabilidad creativa
Putas, drogas y contabilidad creativa = PIB
Señores, yo cada vez alucino más con ciertas propuestas y medidas. Entendería, e incluso defendería, que la prostitución se legalizase; sin duda eso tendría muchas ventajas:
1.    Habría más control sanitario, lo cual beneficiaria, tanto a las trabajadoras del sexo como a sus clientes.
2.    A las mafias se les acabaría el negocio, o al menos no habría tanta trata de blancas.
3.    Se pagarían impuestos, seguiría habiendo «facturación en negro» como en otras actividades, pero algo de IVA e IRPF se recaudaría, eso sin duda.
4.    Podrían legislarse los lugares más apropiados para el desarrollo de la actividad, sacando de la calle a mucha gente que ahora genera, en el mejor de los casos, mala imagen, y en el peor, ya ni cuento.
5.    Habría más afiliaciones a la Seguridad Social.
6.    No estaría tan mal visto por la sociedad.
En cuanto a las drogas, supongo que habría que matizar más, pero también hay muchas que valdría la pena legalizar de inmediato, y no lo digo porque esté de acuerdo con su uso, pero mejor que se comercialicen con garantías sanitarias que no como se está haciendo ahora, mejor que paguen impuestos a que no los paguen... en fin, que habría que estudiarlo.

Putas, drogas y contabilidad creativa

Ahora bien, señores cabezapensantes de este extraño país que planean sobre nosotros como oscuras aves de rapiña... que decidan seguir sin legalizar estas cuestiones quizás se entienda, pero que, a la vez, y sin datos concretos, porque no creo yo que haya una contabilidad de estas cosas a su alcance, quieran incluir el dinero que estas actividades producen en el producto interior bruto del país y así «reducir el déficit» de manera artificiosa, simplemente para cubrir objetivos europeos, no es que me parezca vergonzoso, en que me resulta una cantinflada infantil, algo grotesco sin precedentes y una somera e inútil estupidez.
Señores gobernantes, o lesgisladores, o a quien demonios corresponda tomar una decisión de este tipo, más acorde con uno de esos chistes de Gila o con una película de Berlanga, que con la lógica legislativa (aunque ¿quién dice que la legislación es lógica?), seamos serios y dejémonos de tonterías. Si se legaliza, perfecto, a partir de entonces, como cualquier otra actividad, formará parte del PIB, mientras no se legalice, solo se trata de contabilidad creativa, en definitiva, más manipulación de unos datos que ya están de por sí maquillados.
Ramón Cerdá

LA VOZ CHANNEL