EE.UU no deja investigar el correo electrónico del Alcalde de Lugo

Las cuentas de Internet que utilizan algunos imputados, como el alcalde de Lugo, José Clemente López Orozco, tienen una dirección en Google. Para tener acceso a los mensajes entrantes y salientes, la magistrada que instruye la Pokémon, De Lara, se vio obligada en este caso a cursar una comisión rogatoria para que el Departamento de Justicia de Estados Unidos levantar la privacidad y le remitiera toda la información que necesitaba de los sospechosos criminales de la cosa pública española.
A la solicitud el Departamento de Justicia respondió negativamente. Alegaron que intervenir una cuenta privada implica contar con una orden de registro de un tribunal estadounidense y que son muy garantes con la esfera de lo privado.
Pero el fundamento al archivo parece ser está en una de las instituciones más polémicas en el País español. La Fiscalía, ésta necesitaba más pruebas, más fundamentos para sostener ante los jueces estadounidenses que el alcalde utilizaba su cuenta para presuntas actividades ilícitas. Esas pruebas, al parecer, nunca se enviaron por parte de la maltrecha Fiscalía española.
A finales de mayo de este año, la subdirectora de Cooperación Jurídica Internacional en España informaba a la jueza de que las autoridades estadounidenses «han cerrado el expediente, al no haber recibido la información adicional solicitada en su escrito de fecha 24-9-2013».
De Lara pretendía acceder a todos los mensajes de Orozco, pero ahora EE.UU ha archivado lo que presuntamente se sospechaba y es que Orozco, adjudicó contratos a cambio de favores, dinero, regalos y empleos. Hecho muy prodigo en España, un plaga de delitos públicos imparable ni tan siquiera por organismos internacionales.