Facturas falsas en el colegio mayor de los militares.


Facturas falsas en el colegio mayor de los militares.


En junio publiqué un artículo sobre unas facturas falsas en el ejército. En aquella ocasión las facturas eran por servicios de mudanzas inexistentes. Ahora vuelvo a sacar el tema porque se ha descubierto otro entramado similar, esta vez con facturas falsas en el colegio mayor militar San Hermenegildo.

¿Qué relación hay entre las facturas falsas en el colegio mayor y las del caso anterior?

#facturas falsas en el colegio mayor
Facturas falsas en el colegio mayor. ¿Un caso aislado?
La relación es que ambos casos tienen su origen dentro del ejército, y aunque no tengan una vinculación directa, es evidente que todo apunta a que a buen seguro habrá muchos más casos. Yo no hice la mili, pero siempre oí hablar de lo mal que se comía y de que quien manejaba los fondos del comedor se las arreglaba para desviar dinero para otros menesteres... ¿Una leyenda urbana? Lo dudo. Lo que está claro es que cuando alguien mueve mucho dinero ajeno y administra ciertas compras o gastos, siempre tiene la posibilidad de desviar pequeñas o grandes cantidades. ¿Hablamos por lo tanto de dos casos aislados? Estoy convencido de que no. Es más, aunque esto puede ocurrir en cualquier parte, estoy seguro de que el ejército es un lugar «muy especial» donde se puede repetir con mayor facilidad.
En este caso hay implicados un coronel, un comandante y un subteniente, y se habla ya de sentencia condenatoria en firme después de que el Tribunal Supremo ratificara la condena a dos años y medio de prisión a cada uno de los implicados por inflar los importes de las facturas de la residencia y crear con las diferencias, un fondo para la compra de productos de lujo, entre los que se pueden destacar los mariscos y las bebidas alcohólicas. Todo ocurrió entre los años 2008 y 2010.
Lo más curioso de todo es que el fraude global apenas alcanzaría los 90.000 euros, y que parte de ese fraude se reinvertía en ciertas celebraciones del colegio como la fiesta de Navidad e incluso algunas becas. Al final parece que los encausados seguramente no se beneficiaron en exceso, pero la acusación era también por deslealtad, y ya se sabe que el ejército es muy mirado en esas cosas.
¿Qué ocurriría si hubiese más auditorías en el ejército? ¿Alguien se sorprendería de que los hechos se repitieran una y otra vez?
Ramón Cerdá