"A JORDI PUJOL NO SE LO HACEN, NO SE ATREVEN"

 "A JORDI PUJOL NO SE LO HACEN, NO SE ATREVEN".


Rafael del Barco Carreras

Barcelona 19-4-2015. A Rato le salió del alma entre cuando le agarraban la cabeza para entrar en el coche policial, como a cualquier delincuente, o le ponían patas arriba vivienda y despacho. Es madrileño y no entiende. Tampoco mezclar a sus abuelos con presuntas herencias le resultará tan eficaz “políticamente hablando”. Pujol, al que esta semana ya han aplaudido en la entrega de unos documentos “catalanes” abrazando a Pascual Maragall, maneja estos matices a la perfección. No se puede comparar, o extrapolar, a un abuelo catalán, temiendo por sus nietos ante los avatares políticos de su hijo, con un avaricioso depredador de la meseta. Cuestión metafísica impregnada en el catalanismo. Rato no tiene una bandera o lengua tras las que esconderse, o manipular.

Artur Mas, presentando a sus candidatos para las municipales, si entiende, por lo que no suelta la épica:

 “…si perdemos la confianza o la esperanza estaríamos muertos”. Ha dicho presentando a sus candidatos a las municipales del próximo mayo.

Se ha de ser catalán, de la “çeba” o “normal”, para entender en su profundidad los discursos secesionistas. Traducidos al castellano pierden su tono y sentido victimistas. La “muerte”, la “teología de la muerte”, forma parte de inquietudes religiosas, ajenas al discurso político en las modernas democracias occidentales. Solo la eutanasia o el aborto inciden en tan profundos pensamientos.

 No se atreve a mentirnos prometiendo crear medio millón de empleos en Cataluña, o subir los sueldos a uno o dos millones de catalanes metidos en el umbral de la pobreza, o ya en la miseria. Ni luchar contra la droga, que pudre barrios enteros. Aunque asegura que él es quién más ha defendido a los más desfavorecidos y ¡a los preferentistas! Su techo de bastante menos de un millón de votantes no necesita de esas promesas. Ni están parados, y su base clientelar goza de los mejores sueldos y subvenciones de Cataluña. Sólo quiere “independencia”. “Desenchufarse de Madrid”. O defender ¿hasta la muerte? a su Clan Pujol, la tribu.

Pero ni él ni sus votantes son héroes. Nadie se inmolaría por sus fantasías. Temen “perder”, o hacer el “ridículo” ante ese Mundo al que le importa un pito ese “proceso catalán”. Pero tras la “pérdida” llenarán de nuevo los sieteestrellas Michelín de Gerona. ¡Contra Madrid se vive de narices!


A Rato también le ha salido del alma que su patrimonio está por debajo de los 27 millones de euros, ¡menos de 4.000 millones de pesetas! A 3 o 4 millones por año, los ahorrillos de unos diez años descontados los gastos. Una bagatela comparado con los Pujol…