Coches de Policía fotografiados. ¿Qué pasa con la difusión en redes sociales?

Coches de Policía fotografiados. ¿Qué pasa con la difusión en redes sociales?

Esta vez ha salido hasta en la televisión, y la verdad es que no hay para menos, pero por lo ridículo de la situación, y porque parece ser que la Policía se está tomando muchas molestias en multar a todo hijo de vecino que hace alguna crítica contra ellos, sobre todo si va acompañada de la correspondiente foto. Y es que eso de los coches de Policía fotografiados en las redes sociales cuando aparcan en un vado, sobre la acera, o incluso en un lugar reservado a minusválidos, se está convirtiendo en algo habitual. Pero no les gusta que se haga y aprovechan la reciente aprobación de la ley mordaza para ir cerrando bocas y, de paso, quitarle las ganas de criticar a la gente.

Cuando aparecen en Facebook coches de Policía fotografiados con comentarios críticos

#Coches de Policía fotografiados
En aplicación preventiva de la ley mordaza, este post no incluye coches de Policía fotografiados para mantener intacto el sacrosanto honor de la organización policial y de todos sus componentes.
Esta vez ha sido en Petrer (Alicante). La mujer que hizo la foto ha sido multada con 800 euros en aplicación de la ley mordaza. La Policía presentó denuncia al Ministerio del Interior (hay que ver lo rápido que funcionan para tonterías de este tipo), instando a que se la denunciara por haber ofendido el trabajo del agente (igual coge baja por depresión y todo).
Puede que aún deba dar gracias porque la ley tiene una horquilla de sanción que va desde los 600 euros hasta los 30.000 por utilizar imágenes policiales sin autorización. Y ni siquiera tiene que decidirlo un juez, con la nueva ley basta un funcionario del Gobierno.
La crítica, más acertada o menos, se limitaba al mal uso de la plaza reservada a minusválidos. Los policías se defienden diciendo que habían acudido a una llamada urgente y aparcaron donde pudieron; hasta ahí, bien, ¿pero en serio procede la multa? No es la primera. Ha habido otras ya; no hace mucho comenté una en otro artículo, pero también han multado a un hombre en Málaga por llamar «colega» a un señor policía, y también he visto otra denuncia a un minusválido que, con su silla de ruedas rayó el coche policial (mal aparcado sobre la acera) intentando pasar por el escaso hueco que quedaba. También multaron al que tomó la foto.
Lo más curioso de todo es que la ley parece proteger la imagen de los policías, pero no dice nada de cuando se fotografía a un coche sin que aparezca ningún agente. Lo dicho, todo esto me parece absurdo y desproporcionado, y los policías parece que estuvieran esperando algo así para sacar pecho y defender su honor.
Ramón Cerdá