ARTUR MAS ANTE EL TSJC... Y ANDORRA ENVÍA UN METRO DE DOCUMENTOS.

ARTUR MAS ANTE EL TSJC... Y ANDORRA ENVÍA UN METRO DE DOCUMENTOS.

Rafael del Barco Carreras

Barcelona 16-10-2015. Se ha de reconocer que sabe montar numeritos, para goce y disfrute propio y de TV3. Supera a su maestro Pujol. Aunque sólo se reafirmen a si mismos, porque los independentistas son los mismos, y a los demás catalanes, los del 52 POR CIENTO, toda esta parafernalia y ritual únicamente nos encoge el ánimo, nos aterroriza.

Honrar a los fusilados, o los paseos triunfales bajo bastones de mando convertidos en espadas medievales, el consabido y enfocado anciano en silla de ruedas en primera fila pidiendo independencia, los lloros de la Gispert abrazada a su colega Joan Rigol, o el discurso del charlatán Junqueras, me meten a mí y millones de catalanes y españoles, que oímos en casa las terribles historias del antes y después de la llamada guerra civil, en un inquietante viaje al pasado.

Yo lo único que quiero, repito decía mi obrera madre, es que nadie venga a casa buscando a tu padre para fusilarlo por burgués (que además ni de lejos lo era) ni tenga que esconderse por las montañas hasta poder volver a casa, añadía. Recuerdos imborrables, al igual que mi abuela cuando me contaba que en la guerra de África del 21 al 24 buscó el cadáver de uno de sus hijos, el tío Alberto, entre los montones de muertos esparcidos por Marruecos.

Pero olvidándome de tragedias, entre las informaciones sobre las cuentas andorranas del Clan Pujol, administradas por el hijo mayor, amigo de Artur Mas, transformé en mi revuelta mente el gesto de Mas de la mano en el corazón con los cuatro dedos abiertos, marcando barras, en el clásico gesto de sujetarse o palpar la cartera al subir al metro. La aglomeración en su entorno, o un lapsus en el estudiado guión, dejaron caer la mano por debajo de la zona del corazón. Sonreí mi caboria, y hasta el catalanismo de la frase DEJAR CAER, y seguí buscando sociedades de los Pujol.


Dicen que la gran mascarada le conduce a la reelección, o incluso que refuerza a Rajoy para las generales. El tiempo dirá, pero sin duda no añadirá nada bueno y nuevo a los catalanes, la economía catalana, ni menos a la española. Y como siempre acabo, mientras el BCE siga enviando euros a España… todos tranquilos… los cuentos de los políticos… cuentos serán…