ARCO IRIS rechaza la planta de carbón de Villar Mir.


  Asociación Ecologista ARCO IRIS
Miembro del Consello Galego de Medio Ambiente y Consello Galego de Voluntariado.
Entidad de Interés Municipal del Ayuntamiento de La Coruña-  Primo de Rivera 8-1º C, Coruña   
14 diciembre 2016


ARCO IRIS rechaza la planta de carbón de Villar Mir.


      La reciente decisión de la Xunta de Galicia de liberalizar el sector de la biomasa en Galicia ha sido el detonante de la decisión de Villar Mir de vender sus centrales hidroeléctricas a cambio de instalar una megaplanta para quemar madera en Arteixo. Esta gigantesca maniobra de ingeniería empresarial estaría auspiciada por elementos de la propia consellería de medio ambiente y más en concreto por la recientemente nombrada directora general de calidad ambiental, María Ferreiro Costa, personaje clave en esta nueva estrategia de Villar Mir.
       Ferroatlántica, una de las empresas que más impacto ambiental ha causado en Galicia en los últimos años, persiste en sus denodados esfuerzos por retorcer voluntades y exprimir hasta el límite necesidades sociales, sin importarle para ello el recurso fácil al chantaje más obsceno y descarnado. Especular con la venta de sus muy ventajosas instalaciones hidroeléctricas (favorecidas descaradamente por sucesivos gobiernos) cuando ya no satisfacen sus previsiones de productividad y con el único objetivo de ganar más dinero, es una estrategia que no debería ser permitida bajo ningún concepto por la Xunta de Galicia.
        Este chantaje empresarial tiene como único objetivo desprenderse de instalaciones obsoletas y prescindibles después de beneficiarse de jugosas subvenciones a las energías “alternativas” (eso sí, de gran impacto ambiental). ARCO IRIS exige a la Xunta que explique si en este nuevo pelotazo para reducir la deuda de OHL se incluirán los tres proyectos de centrales aprobados por la Xunta en el Río Xallas y con un plazo de ejecución de cuatro años. Cabe recordar que el proyecto y construcción de este tipo de presas están financiados de forma muy ventajosa por fondos públicos. En ese sentido, ARCO IRIS insta a la Xunta a aclarar la existencia de cantidades ya ingresadas por Ferroglobe por ese concepto y si se obligará o no a la empresa a devolver esos ingresos en caso de haber sido ya cobrados, para evitar cualquier duda de malversación de fondos públicos.
          ARCO IRIS denuncia el bandazo de la Xunta de Galicia en materia de aprovechamiento forestal y promoción salvaje de la biomasa, lo que podría provocar que se disparase la introducción de especies maderables leñosas invasoras, como el eucalipto nitens y la acacia, que ocuparían una productividad en terrenos “baldíos” superior al millón de toneladas al año. Derogar la anterior normativa, que permitía hasta un máximo de 80 Mw en Galicia (si 8 plantas de biomasa de 10 MW ya requieren un suministro anual de casi un millón de toneladas (lo que representa 15.000 y 20.000 hectáreas por año de corta de madera,  multiplicar por 10 la potencia máxima instalada (hasta 800 MW en total) requeriría echar a los hornos todos los años una superficie equivalente a la mitad de la provincia de Pontevedra, lo que representaría un verdadero despropósito que podría abocar a un desastre forestal sin precedentes y de efectos probablemente irreversibles.
              
ARCO IRIS                                             34 años al servicio del medio ambiente

____________________________________________________________