¿Te ha gustado el blog? Qué tal si nos regalas un +1

Cierre de empresas municipales. La amenaza de Montoro

Cierre de empresas municipales. La amenaza de Montoro

Ni Hacienda ni el señor Montoro son santos de mi devoción, pero debo decir que no estoy de acuerdo con todas las críticas que se le están realizando por las ya famosas cartas remitidas a los ayuntamientos instándoles al cierre de las empresas publicas que no son rentables. ¿Es lógica la petición de cierre de empresas municipales? Tendríamos que meditar el asunto antes de entrar a trapo con las críticas facilonas.

¿Es correcto que Montoro pida el cierre de empresas municipales?

Lo primero que oí del tema fue lo de la petición de cerrar la EMT (Empresa Municipal de Transportes de Valencia), y claro, la crítica era evidente: ¿Cómo se atreve Montoro a pedir que se cierre la EMT si es un servicio público? ¿Qué se ha pensado?
Personalmente pediría un poco de reflexión:
#cierre de empresas municipales
¿Está justificada la petición de Montoro sobre el cierre de empresas municipales?
1.- Que sea un servicio público no quiere decir que tengamos que estar dilapidando dinero a espuertas. Sí, cumple una función, ¿pero cuánto nos cuesta? ¿Somos conscientes de que la no rentabilidad de la EMT se cubre con nuestros impuestos y luego nos quejamos de que nos cobran demasiados? ¿Somos conscientes de que el dinero público no es más que lo que antes era nuestro?
2.- No estoy a favor del cierre de la EMT ni de ninguna otra de las empresas públicas deficitarias, o al menos no a priori, pero sí que estoy a favor de que se estudien los motivos de por qué son deficitarias. Que sea un servicio público no significa que tenga que estar mal gestionado, ni que sea un nido de enchufismos que acaben sangrando la poca liquidez que generan.
3.- Habría que analizar caso por caso y ver si la solución es la privatización. Sí, ya sé que eso de la privatización está muy mal visto, pero si se privatiza y no nos cuesta dinero de nuestros impuestos, algo habremos adelantado. Si además, gracias a la privatización, se impide el cierre de la empresa y seguimos teniendo servicio, pues tanto mejor. ¿O no es eso mejor que seguir manteniendo la empresa pública deficitaria a costa de inyectarle dinero a diario? (Nuestro dinero, no lo olvidemos).
4.- Por otra parte, esas empresas públicas deficitarias que se alimentan de nuestros impuestos, generan otra injusticia que no se quiere ver ni admitir. Sigamos con el ejemplo de la EMT. Empresa pública deficitaria que se alimenta del presupuesto; el presupuesto se alimenta de los impuestos de todos, incluyendo los míos; yo hace más de un cuarto de siglo que no me subo a un autobús... ¿Por qué tengo que pagar mi parte de la EMT? Sí, ya sé, porque es un servicio público, hay que ser solidario y tal y tal... Pero, ¿y si se privatiza y se rentabiliza? ¿No será eso mejor?
En definitiva, las maneras de Montoro puede que no hayan sido acertadas, pero algo de razón tiene o se le intuye, y tal vez esto sirva para poner atención en ciertos detalles.
Ramón Cerdá

LA VOZ CHANNEL