Últimas Noticias

Última Hora

Portada

Sociedad

Sucesos

lunes, 5 de noviembre de 2018

“Policía patriótica”, “Operación Cataluña” y “Salvar la Monarquía”.

“Policía patriótica”, “Operación Cataluña” y “Salvar la Monarquía”.

Autor: Toro Por los Cuernos. 2108-11-04 

Pulsar Enlace

Sí, es un salto en la historia de 40 años pero esto es un boletín, no un libro. Estamos en el tiempo actual, con el Rey emérito sin capacidad para seguir haciendo barbaridades cubiertas por el servicio secreto y con su hijo en el trono. Pero guste o no, quiera reconocerse o no, algunos de los más graves problemas de este país hoy tienen que ver con decisiones del rey emérito y de los políticos que aparecen en la portada.

No vamos a desarrollar hoy todos los datos que avalan lo que decimos, eso será en posteriores capítulos, pero sí aportaremos algún elemento de juicio cuya valoración quedará a criterio del lector. ¿Qué es la “Operación Cataluña”? ¿Quiénes son los miembros de la “Policía Patriota”? ¿Qué cosas ilegales han hecho y por qué no están en prisión? Seguro que nada más leer esto la inmensa mayoría de los lectores se ha ido con su mente hacia el nombre de un comisario de Policía jubilado. Un policía que está en prisión y a quien el inconsciente colectivo relaciona sin duda con la “Operación Cataluña”, con ser miembro de la “Policía Patriótica” y un peligroso agente que ha corrompido España, todas sus instituciones y ha organizado actuaciones mafiosas en Cataluña contra honrados políticos independentistas. Seguro que coinciden: Villarejo
No seremos nosotros quienes defendamos las prácticas que se oyen en las grabaciones que se están filtrando de facilitar datos de investigaciones policiales a políticos corruptos para que puedan eludir la acción de la justicia. Cualquier policía que hace eso sabe que rebasa una línea roja y seguro que, con las garantías jurídicas existentes, podrá defenderse de las acusaciones que por esas circunstancias recaigan sobre él.

Llama la atención que se estén filtrando conversaciones privadas y no datos de operaciones que tengan que ver con el Estado, presidentes del Gobierno, rey emérito o rey actual; ¿Por quién?, ¿Con qué interés? Seguramente alguien que necesita desacreditar completamente a Villarejo para que las pruebas documentales, gráficas o de audios que puedan aparecer que afecten a instituciones del Estado no sean tenidas en cuenta. Como no han sido tenidas en cuenta por la justicia. ¿Justicia?

Lo que ha pasado en los últimos años es que con la cortina de humo interesada, orquestada por alguna multinacional de la información propiedad de un multimillonario que quiere la independencia de Cataluña, más los partidos independentistas, más Unidos Podemos, otros medios de comunicación presuntamente progresistas, el PSOE, y también en menor grado pero dejándose envolver por la cortina de humo PP y Cs, Villarejo es la clave de bóveda de la “Operación Cataluña” o “Policía Patriótica”, que son la misma cosa, y que pretende instalar como hecho incuestionado que algunos policías llevaron a cabo acciones ilegales para inculpar de delitos que no habían cometido a políticos catalanes. O que se actuó al margen de la ley para imputárselos. Y como prueba de ello ahí está Villarejo. Y el problema es que, como con el 23F, lo que quieren imponer como realidad absoluta es una falsedad. Había corrupción institucional en Cataluña (el 3% que a veces era más) y los gobiernos de España miraban para otro lado para no despertar la bestia independentista.

Empezaremos por el informe que algunos energúmenos ignorantes políticos adjudican a Villarejo. El famoso P.I.S.A. (Pablo Iglesias Sociedad Anónima). Un informe que fue reconocido oficialmente y remitido por el comisario jefe de UDEF, Manuel Vázquez López, a instancias judiciales tratando de que fuera admitido. Este comisario sería la primera persona a la que empezar a preguntar a él quien se lo dio, después al DAO, y así seguir investigando el asunto. Pero no se ha investigado. No fuera a ser que apareciera alguien que no contribuya a mantener la mentira orquestada. El jefe de UDEF fue ascendido a Jefe Superior de Policía de Galicia, que era su gran anhelo profesional. El informe PISA es fruto de un torpe tonto que se cree listo, y bastaría una mínima investigación científica comparativa de su texto con otros informes oficiales de ese tiempo para llegar al autor del mismo. Y después preguntarle quien se lo encargó. El informe PISA no se le ocurre “ni al que asó la manteca” porque, pudiendo ser ciertos muchos de los datos de movimientos económicos, hace un planteamiento radicalmente erróneo: plantearlo como una financiación ilegal de Podemos cuando todas las cantidades son anteriores a su nacimiento como partido político y dirigidas a la CEPS, Organización donde estaban Pablo Iglesias, Monedero, Errejón... a la que no es aplicable la ley de financiación de partidos políticos porque no lo era. Conclusión: no se ha querido investigar para conocer la identidad del autor/autores del informe PISA porque no iba a señalar a Villarejo y esto arrojaría sombras de dudas sobre el planteamiento general. Un dato más: el jefe de UDEF que lo avaló y remitió a la justicia el PISA es el mismo que negó que los datos del informe UDEF hubieran salido de su unidad. De allí salieron todos sin excepción. ¿Por qué avala uno y niega el otro? En esa fecha, 2012, responsables políticos y policiales tenían interés en restar fuerza a Podemos pero seguían protegiendo a Pujol y su familia.
Ya pasó algo parecido al informe PISA con Villarejo. La Unidad de Asuntos Internos dirigida por Martín-Blas, elaboró un informe detallado, de varios folios, con todo tipo de informes presuntamente periciales, donde aseveraban que sin ningún género de dudas, la persona que había estado en un bar del Canal de Isabel II y había mantenido una reunión para tratar asuntos del caso del “pequeño Nicolás” era Villarejo. En este caso Villarejo pudo demostrar que no era él (se invirtió la carga de la prueba y se le acusó policialmente en un informe judicial) localizando al jubilado con el que lo confundieron. Ese fue un informe “PISA” contra Villarejo.

Sigamos profundizando en esa gran trama de la “Operación Cataluña”. ¿Algún hecho concreto de la misma se les ha venido a la memoria? Pues sigan pensando. Mientras hacen eso, nosotros sabemos que Villarejo, en sus trabajos de inteligencia para la Policía ordenados por gobiernos de PP y PSOE en los últimos 35 años ha elaborado numerosas minutas reservadas. Sabemos que registró una minuta señalando que, según sus fuentes, en el abono del rescate del periodista Javier Espinosa, de El Mundo, y el fotógrafo “freelance” Ricardo García Villabona en Siria, los secuestradores habían pedido 2 millones de dólares; cuando la petición llegó a España eran seis millones, que fueron los que salieron de fondos reservados y el pago a los terroristas fue de lo acordado, dos millones, luego faltaban cuatro a lista. Esa minuta, que se sepa, nunca fue investigada. Y las especulaciones sobre para qué se pudieron utilizar esos cuatro millones de dólares las ahorramos. También hubo minuta sobre la información que facilitaba Corinna, que llegó a las más altas instancias del Estado sin que nadie hiciera nada por comprobar lo relatado, quizás porque no era necesario comprobar nada sino ocultar las evidencias que pudiera haber de lo denunciado.

Estaba el conocido como “caso Gao Ping” en pleno apogeo cuando el “número dos” de dicha mafia, ciudadano chino, se reúne en Madrid, en un restaurante cerrado con una mujer que dice que según como vayan las cosas igual puede ayudarle. Insiste la señora en que se mantenga la denuncia contra los policías imputados (los seis resultaron absueltos), y antes se había implicado en ese asunto al comisario Carlos Salamanca y a un hijo de Villarejo (ambos absueltos con anterioridad). El ciudadano de origen chino grabó la conversación, la elevó a poder notarial, y había un informe del posicionamiento del teléfono de la señora que lo ubicaba la mayor parte del tiempo en horas anteriores y posteriores en la sede del CNI. El diario El Mundo tuvo colgada esa información en su página web unas dos horas, tras las cuales la retiró, posiblemente porque la grabación era tan nítida que permitiría identificar a la mujer, que si era agente del CNI (y lo era) supondría la comisión de un delito. Diremos por abreviar que en el año 2016 Villarejo denunció que cuando iba a entrar a un restaurante a comer observó a ocho agentes del CNI controlando el lugar; llamó al 091, acudió un “Z”, confirmó que eran personas con identidad y matrículas reservadas (dos coches con dos espías en cada uno, y otros dos en una motocicleta se marcharon al llegar el “Z”, y una pareja que simulaba pasear por el parque). ¿Alguien en España, algún poder del Estado ha pedido cuentas al director del CNI de este hecho, la vigilancia por sus agentes de un comisario, o sobre los millones de dólares perdidos, o sobre sus visitas a Corinna que dice haber sido amenazada ella y sus hijos? Y por último, el pasado año 2017 Villarejo, presentó denuncia en la Audiencia Nacional acusando al director del CNI de numerosos y graves delitos sin que dicha denuncia fuera aceptada, a pesar de que se comprometía a presentar las pruebas. ¿Es ese el procedimiento normal en un Estado de derecho donde todos somos iguales ante la ley? ¿Hay personas o instituciones en España por encima de la ley? ¿Eso es posible en democracia?

Policías acusados por A. Internos, con interés del servicio secreto del Estado en condenarlos y que fueron ABSUELTOS

Rebobinemos un poco para volver a la “Operación Cataluña”. ¿De qué se acusa a Villarejo? ¿De haber convencido con identidad falsa a Javier de la Rosa para que declarara lo que conoce de las prácticas corruptas de Pujol? ¿Esa es una tarea “sucia” o policialmente aceptable? ¿De haber convencido a Victoria Álvarez, novia del hijo mayor de Pujol de lo mismo? Lo cierto es que la Policía española llevaba 35 años protegiendo al nacionalismo catalán, a Pujol, su familia, sus amigos, empresarios y correligionarios políticos, permitiéndoles llevar a cabo prácticas corruptas a cambio de que no dieran el salto al independentismo. Y es así desde Banca Catalana, 1983, cuando el fiscal del caso, Jiménez Villarejo, dice que recibió órdenes expresas del fiscal general del Estado, que a su vez las recibió de Felipe González, para que no acusara a Pujol cuando él veía sólidos indicios para hacerlo.
En los últimos años (desde que el PP recurrió al Tribunal Constitucional un estatuto de Cataluña que hoy aceptaría, o al menos aceptaría el Gobierno de Rajoy que fue quien lo recurrió), los nacionalistas decidieron romper la baraja. Sustituido Pujol por Mas, este convocó elecciones en 2012 donde pensaba conseguir la mayoría absoluta que les permitiera iniciar el camino de la ruptura (que empezaron cuatro años después aunque su hoja de ruta era anterior). En esa fecha, año 2012, el SUP presentó en rueda de prensa el informe UDEF que denunciaba la existencia de numerosos casos de corrupción de políticos en Cataluña que no se estaban investigando concienzudamente. A partir de ese momento se empezaron a conocer más y Pujol, tiempo después, se pronunció en el Parlamento con aquella metáfora de si a un árbol le cortan ramas acabará cayendo el árbol, que algunos poderes del Estado entendieron bien, tan bien que Pujol está ya casi olvidado, sus delitos irán prescribiendo y no pisará la cárcel, en la que sí están personas tan importantes como Urdangarín o Rodrigo Rato. Los hijos de Pujol, tampoco.

Y es aquí donde entra la teoría de que la “Operación Cataluña” no es más que una cortina de humo que coincide en sus objetivos con la Operación “Salvar la Monarquía”, porque Pujol debe saber cosas del rey emérito, de la cuenta “Soleado” o vete a saber de qué acuerdos políticos con el exmonarca (Pujol planteó hace muchos años que la independencia estaba obsoleta, que había que ir al Estado Libre Asociado de Cataluña con España y que la Monarquía sería jefatura del Estado de ambos, lo que no tuvo respuesta negativa por nadie). Pónganse en situación: un nacionalista con todo el poder de Pujol y la Generalitat que dice que el país se puede romper pacíficamente de esa forma y nadie del PSOE, ni del PP, ni el propio monarca dice nada. Después el Rey abdicó, Pujol perdió el control del proceso, los independentistas encontraron en su demanda de república una estrategia que implicaba a personas de fuera de Cataluña por su idea de la forma del Estado… y aquí estamos.

La “operación Cataluña” es la que estamos viendo y leyendo ahora, en la que están, por distintas razones, los independentistas y multimillonario antes citados (CUP, ERC, PDECAT, UPodemos…) defendiendo que los políticos catalanes no robaron y los malos fueron los policías con sus actuaciones ilegales, y de otra parte el Gobierno, el PP, Cs, el CNI, un sector policial, el ministro de Interior… que alientan la “operación Cataluña” como coadyuvante de la suya “salvar la Monarquía”, para que se piense que Pujol no robaba, la ciudadanía se olvide del 3% y así facilitará las medidas judiciales blandas, Pujol y sus hijos no entran en la cárcel y así no contará lo que amenaza con contar de la Monarquía. Y si además pasa por allí un policía de las cloacas, que ha sido muy listo y ha hecho muchas cosas para el país con riesgo para su vida pero increíblemente confiado en otras cosas, miel sobre hojuelas. ¿Alguien repara hoy en España que Pujol y sus hijos siguen en libertad y nada se sabe de las investigaciones sobre sus finanzas?

Villarejo debería haberse ido al extranjero, abrir una página web, y, previo paso por notario, ir colgando en la misma cada semana las pruebas de los asuntos en los que ha intervenido y relato de la podredumbre que ha conocido en todos los partidos políticos y las instituciones de este país.  Nos habría hecho un favor a todos por levantar las alfombras y se lo habría hecho a él mismo, que tiene casi imposible revertir la penosa situación en la que se encuentra empujado por el CNI. ¿O acaso es casualidad que sea alguien relacionado con el servicio secreto quien remita un anónimo a la fiscalía y esta decida investigarlo?

En resumen, todos los gobiernos de España desde 1982 han querido proteger a Pujol, primero para que no diese el salto al radicalismo, y después a partir de 2013, para que no contara lo que sabe del Rey emérito.

El secretario de Estado en 2012, Rubio Ulloa, trató de frenar la difusión del informe UDEF llegando a amenazar a los que lo difundieran con detenerlos; fue presentado en rueda de prensa por Sánchez Fornet (expediente y 45 días de sanción) y otros miembros de la ejecutiva del sindicato y Fornet nos promete contar con todo lujo de detalles cómo se lo entregaron en mano. Desde meses antes algunos inspectores les contaban que en la UDEF, entonces dirigida por Oliveras, se les censuraban párrafos de diligencias restando importancia a asuntos de interés e impidiendo que pudieran relacionarse todos los casos para que no se trataran en conjunto sino como asuntos aislados. De las relaciones de Fernández Díaz con Pujol durante años existen referencias en los medios de comunicación y en los buscadores de la red; de cómo en 2012 va a pedirle a Pujol que frene el proceso y este le dice que no es posible existen referencias en medios de comunicación, la última en una entrevista reciente concedida al diario El Mundo.

 España es hoy prisionera de un Gobierno egoísta y ambicioso que ha olvidado las más elementales normas de conducta decente y solo aspira a mantener el poder a cualquier precio cuanto más tiempo mejor. Prisionera de unas élites políticas con apoyo de algún multimillonario que tiene todos sus medios y capacidad económica volcados en tratar de blanquear la corrupción durante décadas de los políticos catalanes y achacarlo a prácticas policiales ilegales; y de poderes del Estado empeñadas en que esta versión de los independentistas prospere porque así protegen al jefe ideológico de la ruptura del país, Pujol, impidiendo que destape la caja de los truenos y debilite a la Monarquía. Esa es la situación del país hoy.
En esta situación no estaría mal ir a elecciones, que una ciudadanía informada ejerciera el derecho a decidir sobre quien quiere que lleve las riendas del Gobierno, y partidos valientes que decidan llevarnos al mismo nivel de dignidad y respeto que tiene la política, el Estado y los símbolos en otras naciones.

De lo que no es momento ahora es de entrar en debates sobre Constitución o Monarquía porque le daremos armas a los fanáticos independentistas y sus secuaces, esos que hablan del “derecho a decidir”, derecho que legalmente no existe para una parte del territorio que no sea una colonia y que en España sí tenemos mancomunado 47 millones de personas. Lo mejor hoy para España y los españoles es fortalecer la Monarquía, que fortalece la democracia y la Patria, y tiempo habrá en el futuro, inmediato o lejano, de decidir sobre la forma del Estado. El Estado-nación, la Patria, España, es un valor muy superior a si sus ciudadanos deciden que la forma más correcta de organizarse políticamente la estructura del Estado es la Monarquía parlamentaria o la República. Hoy hay demasiados enemigos, estamos en medio de una tormenta para abordar ese debate. España, una nación con una larga trayectoria, con aciertos y errores que merece un destino distinto al odio, la confrontación y el conflicto. Una ciudadanía que merece derechos y libertades, prosperidad, paz y políticos decentes en instituciones solo sirvan para el interés general.


 
Copyright © 2013 LA VOZ PORTADA
Powered byBlogger