Jordi Pujol confiesa sus delitos en Andorra pero no aclara sus cuentas en Suiza


Jordi Pujol confiesa sus delitos en Andorra pero no aclara sus cuentas en Suiza

¿Herencia o robo de dinero público? Un juez y Hacienda tienen la última palabra tras confesar Pujol sus graves delitos
¿Herencia o robo de dinero público? Un juez y Hacienda tienen la última palabra tras confesar Pujol sus graves delitos
Jordi Pujol ha confesado por fin sus delitos como evasor fiscal en Andorra pero nada dice de sus cuentas en Suiza. Durante muchos años ha negado tener dinero en la confederación helvética pero la Brigada Anti Blanqueo asegura que su última inversión de 125 millones de dólares en el Hotel Encanto de Acapulco (Mexico) procede del banco privado Lombard Odier con sede en Ginebra (Suiza). Antes de hacer públicos sus actos, que achaca a la herencia de su padre, el banquero Florenci Pujol, y que ocupan este sábado las primeras páginas de toda la prensa nacional, el propio Jordi Pujol se enrocaba, lo negaba todo y comparaba este asunto con el de Banca Catalana, que necesitó 300.000 millones de pesetas de dinero público para evitar la quiebra. Entonces le salvó un generoso "regalo" económico y judicial que le hizo su más entrañable amigo y su más fiel aliado político y parlamentario, el entonces presidente socialista Felipe González. Hoy, tras su declaración inculpatoria, se hace necesaria y urgente una investigación fiscal a fondo, dadas las enormes lagunas, silencios y visiones desvirtuadas que presenta. Y es que Jordi Pujol se movió siempre en el ambiente familiar de la banca, sus padres fueron banqueros, sus cuñados y amigos también, él mismo lo fue, y su padre llegó a ser condenado por evasión de capitales… a Suiza. Desde "Espía en el Congreso" ofrecemos a los inspectores fiscales los antecedentes de este largo caso de impunidad fiscal por si pudiera servirles de ayuda. Leer más de esta entrada