El Constitucional resucita al juez Serrano

El Constitucional resucita al juez Serrano

Acaba de ser noticia que el Tribunal Constitucional ha declarado la inconstitucionalidad de la inhabilitacion por diez años, del tristemente célebre juez Serrano por haberse extralimitado el Tribunal Supremo sobre la extensión de la condena de inhabilitación, y que determinó la fulminante pérdida de su condición de juez.
Recordemos que el crimen fue adoptar la medida de otorgar un permiso al abuelo de un niño para  que el niño pudiera salir en una procesión de Semana Santa pese a la oposicion de su madre, en situación de divorcio ( "caso del niño cofrade"). 
Mas allá de la, a mi juicio, ostensible desproporción entre gravamen ( pérdida de la condicion de juez) por el auto dictado  ( recuerda el dicho de "matar pájaros a cañonazos"),lo que me preocupa lisa y llanamente es: ¿ como podemos aceptar una demora de nada menos que cinco años en reconocer un derecho fundamental?,¿ como podrán devolverse al juez esos años de vida profesional y de honor e imagen mancillados?... y ello de igual modo que muchísimas otras personas no jueces, o bien ven que se les niega el derecho al amparo institucional por carencia de interés (?), o bien se admite pero se resolverá cuando ya está enterrada la reputacion del afectado. 
Creo que en palabras del propio Constitucional, del Tribunal europeo de derechos humanos y del carnicero de mi barrio ( que sabe mucho derecho sin ser graduado), la justicia que llega tarde no es justicia: es un aullido de lobo a la luna. 
Curiosa es la celeridad en promover en su día la reforma de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional para frenar la avalancha de recursos de amparo, o la ulterior reforma para impedir la crítica a sus sentencias por otras instancias judiciales.  
¿ acaso no urge reformar algo para que la labor del Tribunal Constitucional pase a ser forense ( del foro jurídico que da la vida) en vez de "forense" ( del mundo médico que certifica muertes)?